Se contagió del coronavirus, ahora está ayudando a detectarlo

Zdeněk Paris, foto: Jitka Cibulová Vokatá, ČRo

El científico checo Zdeněk Paris se contagió del COVID-19 en España. Tras un mes de tratamiento se ha recuperado y ahora forma parte del equipo del Centro Biológico de la ciudad de České Budějovice donde se analizan pruebas para identificar el contagio por coronavirus.

Zdeněk Paris,  foto: Jitka Cibulová Vokatá,  ČRo

Foto: FotoshopTofs,  Pixabay,  CC0
El parasitólogo Zdeněk Paris fue uno de los primeros 15 contagiados en la región de Bohemia del Sur. Tras regresar de una conferencia en España, comenzó a sentir síntomas. Aunque en dado momento el COVID-19 afectaba principalmente a Italia y en España se registraban pocos casos, decidió tomar sus precauciones.

“Llamé al centro de prevención de enfermedades infecciosas y acordamos que me harían la prueba en tres días. El resultado me lo comunicaron en un par de horas. Desafortunadamente fue positivo”.

En su caso, el transcurso de la enfermedad fue leve. Los síntomas - presión en el pecho, dificultades para respirar y temperatura levemente elevada – duraron más o menos una semana, pero esto no significaba que la enfermedad hubiera pasado. Según comentó para ČTK, durante el confinamiento le hicieron varias pruebas y tuvo que permanecer en casa dos semanas más hasta que quedara confirmado que se había curado.

Según contó, lo más difícil no fue la enfermedad, sino estar separado de su esposa e hija durante todo un mes.

“Por un lado estoy feliz, porque gracias a la enfermedad ahora cuento con los anticuerpos contra el virus y lo más probable es que no pueda volver a contagiarme. Pero el mes que pasé en confinamiento fue bastante duro”.

Como parasitólogo, Paris generalmente se dedica a la ARN de los protozoos. El ARN es un ácido nucleico que está presente en las células y en los organismos celulares desempeña diversas funciones. También es el único material genético de los virus ARN como el COVID-19.

Cuando dos pruebas negativas del coronavirus confirmaron que, tras un mes de confinamiento, Paris podía regresar al trabajo, quiso apoyar a sus compañeros en el Centro Biológico de la Academia de Ciencias. Ahora, como miembro del equipo, se dedica al aislamiento del ARN no infeccioso del COVID-19 y a la replicación de la secuencia específica del virus.

Desde el estallido de la epidemia del coronavirus, el Centro Biológico de la Academia de Ciencias en České Budějovice ha realizado cerca de mil pruebas. Del total analizado, 32 han sido positivas.