Václav Havel es premiado en Pilsen por su lucha por la libertad

Václav Havel, foto: ČTK

El ex presidente checo Václav Havel, recibió el lunes el premio ‘1 de junio’ que entrega la ciudad de Pilsen a quienes lucharon por la libertad y la democracia. El premio recuerda el levantamiento de la ciudad contra la reforma monetaria que el régimen comunista quiso imponer en 1953.

Václav Havel, foto: ČTK
En el año en que se celebra el 20 aniversario de la Revolución del Terciopelo que acabó con el régimen comunista, la ciudad de Pilsen ha querido rendir homenaje a la persona que simbolizó la lucha y el cambio en Checoslovaquia. Un agradecido Václav Havel recogió el premio en una ciudad con un significado especial para él.

“Yo no tengo ninguna vocación de aventurero. Pero sin embargo he tenido una vida bastante azarosa. Seguramente porque la historia lo quiso, y no yo. Una parte de mi vida la pasé en Pilsen en la prisión de Bory por haber luchado por los derechos humanos. Ahora es aquí donde por la misma razón recibo un premio. ¿No es paradójico?”.

El 1 de junio de 1953, los trabajadores de la fábrica de Škoda en Pilsen se levantaron violentamente contra las autoridades comunistas por la reforma monetaria que había impuesto para acabar con la inflación. Los cambios suponían una pérdida casi total de los ahorros y una disminución importante de los salarios, pero a los miembros del Partido Comunista no les afectaba con tanta gravedad. Durante más de 24 horas las fuerzas estatales lucharon contra los improvisados y desorganizados ataques populares hasta que consiguieron recuperar el control.

Václav Havel, foto: ČTK
Václav Havel recuerda la importancia que supuso aquel levantamiento.

“Las manifestaciones de Pilsen fueron de gran importancia. Fueron las primeras en contra del régimen comunista en Europa del Este. Es muy bueno que se recuerde”.

Las consecuencias para los levantados, entre los que había incluso policías y miembros del Partido Comunista, fueron de gran dureza. Unas 50 familias tuvieron que abandonar la ciudad, muchos trabajadores perdieron su empleo y 331 personas fueron juzgadas con penas de hasta 14 años de prisión.