Una Rosa para Aung San Suu Kyi

Photo: CTK
0:00
/
0:00

El ex presidente checo Václav Havel y el obispo Desmond Tutu, premio Nobel de la paz, exhortaron al Consejo de Seguridad de la ONU y a la opinión pública internacional a denunciar la violación de los derechos humanos en Myanmar.

Foto: CTK
El ex presidente Havel y el obispo Tutu enviaron al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas una carta conjunta en la que denuncian la violación de los derechos humanos en Myanmar, antigua Birmania.

En cooperación con la Organización Humanitaria checa Hombre en Emergencia, Havel organizó este lunes en Praga la actividad "Una Rosa para Aung San Suu Kyi" para alertar sobre la difícil situación que atraviesa esta disidente que el régimen de Myanmar mantiene en prisión domiciliaria.

Activistas de "Hombre en Emergencia" entregaron en Praga la carta de Havel a las embajadas de los países del Consejo de Seguridad de la ONU, así como a las de los miembros de la Comisión de Derechos Humanos de Naciones Unidas.

El diplomático argentino Gustavo Fazzari, consejero de la Embajada de Argentina en la República Checa, explicó a Radio Praga la postura de su país al respecto.

Foto: CTK
"La situación de los DD.HH. en Myanmar, está bastante alejada de lo ideal. En el pasado la comunidad internacional ha adoptado una serie de decisiones respecto de este tema, y el Gobierno argentino siempre ha apoyado las iniciativas sin ninguna reserva. Mi país está muy preocupado y desea que haya progreso positivo con las autoridades de Myanmar respecto de lo que se entiende en cada uno de los órganos de la ONU".

Argentina fue recientemente elegida a la nueva Comisión de DD.HH. de la ONU.

En la carta enviada al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, el ex presidente Havel y el obispo Tutu, piden que la ONU apruebe una resolución

que conduzca a la reconciliación nacional en Myanmar.