Resumen de la Prensa Checa

0:00
/
0:00

Las portadas de los diarios checos no son este viernes nada alentadoras. “Pena de cárcel por publicar transcripciones de escuchas telefónicas policiales”, “La República Checa cae en recesión”, “Los inmigrantes en un callejón sin salida”- éstos son los asuntos de mayor calado de los que informan.

La decisión de la Cámara de prohibir la publicación de las escuchas telefónicas, obtenidas por la Policía, ha suscitado una airada reacción de la prensa nacional.

El rotativo Právo destaca en su contundente titular de primera plana que los diputados han puesto a los periodistas una mordaza.

Mladá Fronta Dnes publica en su portada un fotomontaje que muestra a seis conocidos periodistas amordazados.

El primero de la fila, Jaroslav Spurný del semanario Respekt, comenta la prohibición de publicar las transcripciones de escuchas telefónicas en los siguientes términos:

”Los periodistas publican las escuchas en interés público. Es una decisión a ser impugnada ante el Tribunal Constitucional”.

Zuzana Kaiserová de Mladá Fronta Dnes sostiene: ”Después de veinte años ha llegado un golpe verdaderamente fuerte a la libertad de expresión”.

Jiří Hynek de la TV Nova opina: ”Los políticos temen que también ellos puedan acabar involucrados en la red de criminales cuyas conversaciones son monitoreadas”.

Bajo el título de “La Cámara ataca”, Daniel Kaiser afirma en Lidové Noviny que acaba de consumarse el mayor atentado a la libertad de prensa posterior a 1989.

”La República Checa cae en recesión”, es el principal titular de portada del diario económico Hospodářské Noviny.

El Banco Central Checo anunció este jueves que en su nueva previsión revisada pronostica el descenso del 0,3 por ciento en el rendimiento de la economía nacional.

El rotativo recalca que una vez que las empresas no tienen un futuro cierto, los bancos que operan en la República Checa no están dispuestos a concederles créditos.

Foto: Štěpánka Budková
”El número de empresas a las que el banco no prestará es mayor que antes”, dijo a Hospodářské Noviny el jefe de la filial checa de Raiffeisenbak, Lubor Žalman.

”Los inmigrantes en la trampa checa”. Bajo este titular escribe Lidové Noviny en su columna de portada:

”El billete de avión y 500 euros es lo que el Gobierno checo quiere ofrecer a los inmigrantes extracomunitarios que estén dispuestos a regresar a su país de origen. Según la portavoz del Ministerio del Interior es más barato que esperar a que se conviertan en ilegales y sea necesario deportarlos. El problema consiste en que nadie quiere regresar”.

El columnista explica que pese a que un vietnamita trabaje en la República Checa ilegalmente siempre tiene la posibilidad de enviar cierta remesa de dinero a su familia. En Vietnam acabaría con sus familiares en la calle sin ingreso alguno.

En otro artículo de portada Lidové Noviny informa sobre el caso concreto de un vietnamita de 26 años que mantiene una huelga de hambre porque no quiere ser deportado a su país.