Restricciones a circulación de camiones podría descomponer el Gobierno

El Partido de los Verdes amenaza con retirarse del Gobierno en caso de que no sea aprobada la prohibición de circulación de camiones en la República Checa los viernes y domingos, que debe entrar en vigor el próximo 1 de enero.

En la actualidad, los camiones que pesan más de 7,5 toneladas tienen prohibido circular en el país los viernes, entre las 17.00 y 21.00 horas, en julio y agosto. La coalición gubernamental tiene previsto extender las restricciones para todo el año, a contar de 2009, los viernes, desde las 15 hasta las 20 horas, y los domingos, entre las 13.00 y 22.00 horas.

El Gabinete tenía previsto iniciar las deliberaciones sobre el proyecto la próxima semana, pero el jefe de Gobierno, Mirek Topolánek, anunció postergar la decisión final para la segunda mitad de agosto.

Mirek Topolánek y Petr Gandalovič (Foto: CTK)
“Considero el problema como muy grave y delicado. Espero que encontremos una solución que satisfaga a ambas partes, y que los cambios no afecten de manera demasiado negativa a los transportistas”, dijo Topolánek.

El primer ministro pide, además, la elaboración de un estudio más detallado sobre los impactos de la prohibición de circulación de camiones en la economía del país. Su postura, no obstante, enfadó al ministro del Medio Ambiente, Martin Bursík, quien amenazó que el Partido de los Verdes se retirará del Gobierno en caso de que el proyecto no sea aprobado.

Martin Bursík
“Los viernes no circularán camiones y punto. Y si ello no sucede, el Partido Cívico Democrático tendrá que buscar a algún otro socio de coalición para solucionar el problema. Así de simple es la situación”.

Bursík insistió en que la prohibición para los camiones debe entrar en vigor el próximo 1 de enero, y resaltó que no cambiará de opinión, ya que se trata de una de las prioridades del programa político del Partido de los Verdes.

Por su parte, representantes de los camioneros están decididos a realizar acciones de protesta si la enmienda a la ley entra en vigor. Los transportistas resaltan que las restricciones a la circulación de camiones no contribuirán a reducir el número de accidentes en las carreteras del país, según espera el Gobierno, y que la República Checa no dispone de espacio suficiente para el estacionamiento de camiones, necesario para llevar a cabo el proyecto.