RCh se adherirá a la Zona Única de Pagos Europea

Foto:Europäische Kommission

En los países comunitarios y en Noruega, Suecia e Islandia acaba de inaugurarse el proyecto de la Zona Única de Pagos Europea que persigue simplificar las transacciones bancarias internacionales. La República Checa adherirá el convenio en el primer semestre de este año.

Foto: Comisión Europea
El pasado 28 de enero fue introducido el proyecto de la Zona Única de Pagos Europea SEPA (por sus siglas en inglés), que pretende borrar las diferencias entre las operaciones bancarias nacionales y transfronterizas. Los ciudadanos podrán así efectuar los pagos al extranjero con igual rapidez y seguridad como los locales, y no les costará ni un céntimo más.

La mayoría de los bancos checos se unirá al proyecto en el primer semestre de este año. Según Jitka Lukášová, de la Asociación de Bancos Checa, la introducción del nuevo sistema podría, además, provocar la reducción de las tarifas por servicios al cliente.

“El nivel de las tarifas por servicios al cliente depende en gran parte del volumen de operaciones realizadas. En caso de que aumente el número de las transacciones bancarias, probablemente se reducirán las tarifas por pagos y otros servicios”, señaló Lukášová.

La Zona Única de Pagos Europea requiere la adopción de varias medidas para unificar los sistemas bancarios de los distintos países. Según la Asociación de Bancos Checa, el mayor cambio para los clientes consistirá en la obligación de identificar al destinatario con los códigos IBAN y BIC.

El plazo de adaptación a los productos de la Zona Única Europea se extiende hasta el año 2010. Las primeras operaciones bancarias en adoptar los nuevos estándares serán las transferencias. Seguirán las domiciliaciones, a finales del año 2009, y los pagos con tarjetas y en efectivo, en 2010.

La Unión Europea espera que el dinero invertido en la introducción de las tecnologías relacionadas con el nuevo sistema pronto sea recuperado. Estima que los ciudadanos y las empresas involucradas ahorrarán en el futuro unos 50 mil millones de euros al año.