Ministros de Medio Ambiente avanzan en el camino hacia Copenhague

Foto: Comisión Europea

El futuro acuerdo internacional sobre el cambio climático que se espera sea adoptado en Copenhague dominó el segundo día de la reunión informal de los ministros de Medio Ambiente de los Veintisiete en Praga. Los ministros coincidieron en que la Unión Europea quiere mantener el liderazgo en el debate internacional sobre la protección del clima, y apelan a otros países para que participen.

Martin Bursík (en el centro), foto: CTK
La Unión Europea sigue siendo la única región en el mundo que ha adoptado medidas ambiciosas contra el cambio climático y una postura determinada hacia el acuerdo de Copenhague, que debería sustituir el Protocolo de Kioto. Los Veintisiete están preparados a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero un 30 por ciento para 2020; ahora es la hora para que otras economías desarrolladas y emergentes propongan sus compromisos. Este es el mensaje principal de los ministros de Medio Ambiente comunitarios, que sesionaron este martes y miércoles en la República Checa.

El ministro de Medio Ambiente checo, Martin Bursík, destacó la necesidad de continuar las negociaciones con EE.UU., Rusia, China, la India, Japón, Brasil y otros países para llegar a un acuerdo global sobre el cambio climático en Copenhague.

Foto: Comisión Europea
“Nuestro objetivo es negociar un acuerdo que logre estabilizar el clima mundial, pare el crecimiento de las emisiones, estabilice la temperatura media del planeta para que no sea más de 2 grados centígrados por encima de la temperatura anterior a la revolución industrial, que detenga la tala de los árboles en las selvas y ayude a pasar de la economía actual a una economía baja en carbono”, indicó Bursík.

Se estima que los proyectos para la protección del clima requerirán a finales del próximo decenio varios miles de millones de dólares al año. Los recursos para el cambio climático deberían proceder tanto de las fuentes públicas como de las privadas, de los países desarrollados como de los que están en vías de desarrollo. Las cifras deberían concretarse durante los próximos dos meses. El 20 de mayo se celebrará en Praga una reunión al respecto de los viceministros de Finanzas y de Medio Ambiente.

A esas fechas la República Checa tendrá ya un nuevo ministro de Medio Ambiente, que sustituirá a Martin Bursík. El ministro saliente sostuvo que la posición de la República Checa como país que preside la Unión Europea fue debilitada por el derrocamiento del Gobierno.

“La situación es muy desagradable. Específicamente en el área del Medio Ambiente nuestra tarea no termina con la presidencia checa. No logramos llevar a cabo todas las negociaciones internacionales, por ejemplo, yo tenía previsto reunirme todavía con países de América Central y del Sur. Naturalmente nuestra posición para las negociaciones está debilitada”, señaló Bursík.

Bursík aseguró, no obstante, que su equipo permanecerá en el Ministerio de Medio Ambiente checo aún después de su salida para continuar el trabajo y pasar el relevo a la presidencia sueca el 1 de julio.