La civilización humana causa el calentamiento global, los checos también

Los humanos son responsables por el calentamiento global, las canículas y las inundaciones, de acuerdo con el nuevo informe del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) de la ONU. También Chequia registra el impacto y siente sonar la alarma.

Sin duda alguna ya, la actividad humana ha provocado el calentamiento de la Tierra y los extremos climáticos como las canículas o las inundaciones. Además, ha puesto en peligro la estabilidad del planeta en su totalidad. Estas son las conclusiones del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático, conocido bajo las siglas IPCC.

El aumento de las temperaturas en los próximos años es inevitable, dado que es resultado de acciones pasadas de la civilización humana. Los científicos indican que, a nivel global, la temperatura aumentará en 1.5 °C. Pero la cuestión es cuándo. Si se cumplieran los planes ecológicos más ambiciosos, el cambio se daría en los años 30 de este siglo. Una vez superado el límite, se desencadenarán en el mundo cambios irreversibles.

Fuente: Gerd Altmann,  Pixabay,  CC0

En Chequia, el informe del IPCC fue presentado por el Centro de Investigación de Cambios Globales de la Academia de Ciencias. Si miramos los datos y la temperatura media en Chequia y Europa Central en los últimos 245 años, el cambio es patente, según explicó Pavel Zahradníček, del grupo CzechGlobe.

“Vemos que el clima en la región es muy variable, se alternan años calurosos con años más fríos. Eso no es nada excepcional, pero desde principios del siglo XX observamos una tendencia, que se ha vuelto aún más marcada a partir de los años 80. La últimas décadas se sitúan por encima de la media, se dio un crecimiento de entre 0.4 y 0.6 °C cada año. La última década es aún más llamativa, con un aumento de 0.8 °C”.

Según presentó las conclusiones de los científicos checos Zahradníček, de aquí a 2050, en Chequia se espera un aumento de entre 1.4 y 1.9 °C. Para finales del siglo las previsiones cuentan con entre 2 y 4 °C. Y se trata de un cálculo en base a las temperaturas registradas en las últimas cuatro décadas. Si volviéramos al siglo XIX, la era preindustrial, el cambio sería de hasta 6 °C.

De acuerdo con Zahradníček, el curso del calentamiento para los próximos treinta años es inalterable. Lo que la humanidad aún tiene, hasta cierto punto, en sus manos es el periodo que sigue.

Foto: Ondřej Tomšů,  Radio Prague International

“Hasta mediados del siglo la temperatura seguirá creciendo sin mayores cambios, ese es un problema que ya creamos. Ahora estamos luchando por lo que pasará en los cincuenta años después, si las temperaturas seguirán subiendo dramáticamente o si logramos controlarlas de alguna manera”.

El Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático informa que el impacto del calentamiento global es distinto en diferentes partes de planeta. Mientras que América del Norte, Europa, Australia y parte de Latinoamérica se ven afectadas principalmente por temperaturas extremas, el noreste de África y el Mediterráneo se enfrentan a fuertes sequías. Las inundaciones y lluvias extremas atormentan en mayor medida al norte de Europa y al continente americano.

Según explica Zahradníček, los fenómenos climáticos extremos no son algo nuevo, ni en Chequia ni en el mundo. Lo que sí está cambiando es su frecuencia y su intensidad.

“En los últimos 24 años experimentamos 19 extremos hidrometeorológicos significativos. Once brindaron sequías y ocho inundaciones. Durante tres años aparecieron incluso ambos extremos, en 2013, 2014 y 2020, que todos recuerdan. Hubo una sequía extrema en abril y en junio vinieron inundaciones que se cobraron nueve víctimas”.

El crecimiento de la temperatura en 1.5 °C puede ser difícil de imaginar, pero mirando efectos concretos en el clima ayuda a visualizar mejor el impacto. En los años 60, en Chequia se registraban entre 4 y 6 días de calor tropical durante el verano. Ahora son entre 13 y 14. Su número se ha multiplicado, así como el de las noches extremadamente calurosas. Se trata de cambios que perjudican la salud de las personas al igual que el estado del medio ambiente.

Foto: Radio Prague International

En Chequia se alternan cuatro temporadas a lo largo del año, cada una con sus rasgos típicos. De acuerdo con Zahradníček, la que más se ve y verá afectada es el invierno, que típicamente era blanco en Chequia.

“Cambiará, sobre todo, la temporada de invierno. Para Europa Central y su paisaje, el cambio climático significa más lluvias y menos nevadas. Esto es un problema para las plantas que hibernan bajo la nieve, así como para los niveles de las aguas subterráneas”.

Los datos científicos sugieren que los cambios climáticos que vivimos ahora superan las previsiones. Las temperaturas actuales se esperaban, como muy pronto, para 2040. Zahradníček advierte que los últimos diez años han sido extraordinarios y, de seguir desarrollándose la tendencia de manera lineal, el mundo estará en serios problemas.

En el informe del IPCC, que fue elaborado gracias a 14 000 artículos científicos, 234 expertos y 195 Gobiernos, la institución coincide en que lo primordial es limitar las emisiones de los gases de efecto invernadero. No solo de dióxido de carbono, sino también de metano.

El grupo de la ONU apeló con su informe a políticos y empresas de todo el mundo. El mensaje es claro: el calentamiento global solo es posible pararlo con un brusco cambio de rumbo.