El calentamiento global acabará con los inviernos blancos en Chequia

Foto: Iva Balk, Pixabay

El calentamiento global ha empezado a afectar la vida en la República Checa. Los científicos nacionales han indicado que el aumento de la temperatura en Chequia es aproximadamente el doble que el de la anomalía de la temperatura promedio global.

Foto: Iva Balk, Pixabay

Los meteorólogos checos han indicado que el mes de enero de este año ha sido el más cálido desde 1981. Los expertos advierten que de la mano del calentamiento viene la sequía, problema que ya ha empezado a marcar los campos y ciudades checas que luchan contra la falta de agua.

Foto: Yury Rymko, Pixabay
Este invierno la nieve ha brillado por su ausencia en la República Checa. Además de los problemas inmediatos para el sector de hostelería de montaña y los deportes invernales, la falta de nieve es una mala noticia para los agricultores. La nieve que en esta temporada del año solía humedecer los campos para la primavera no ha llegado.

Pavel Zahradníček, experto del Instituto para el Estudio de los Cambios Globales de la Academia de Ciencias CzechGlobe dijo a la Radio Checa que la situación de diciembre y enero ha sido muy mala.

“Diciembre fue seco, las precipitaciones de lluvia alcanzaron un 76 % y fue más cálido de lo habitual. Algo similar ocurrió en enero con precipitaciones de entre un 50 % y un 75%, me refiero a las lluvias, porque no hubo nieve y las temperaturas también fueron muy altas”.

Zahradníček recordó que la nieve es muy importante para el caudal de las aguas subterráneas, pero que durante varios inviernos consecutivos la nieve no ha hecho acto de presencia.

La región de Bohemia ha empezado a registrar situaciones difíciles que tienden a empeorar, en Moravia hay un relativo grado de normalidad, mientras que la peor situación con niveles extremos por la falta de nieve se da en las regiones de Pardubice, Liberec y Hradec Králové.

Foto: Jerzy Górecki, Pixabay
Entretanto, Ondřej Přibyla, coordinador del portal de información climática Fakta o Klimatu dijo a la Radio Checa que “el aumento de la temperatura en la República Checa es aproximadamente el doble que el de la anomalía de la temperatura promedio global”.

Según los científicos, la tendencia continuará y representa un gran riesgo para el incremento de la sequía en primavera y verano. Recientes informes de la Organización de Naciones Unidas indican que una quinta parte de la población mundial sufre escasez de agua en estos momentos y que se trata de un problema en aumento.

Por su parte, estudios de la NASA describen las conexiones globales entre el cambio climático, la desaparición de los glaciares, el aumento de los niveles oceánicos, el incremento de las temperaturas y de los gases de efecto invernadero.

Las previsiones más pesimistas sostienen que la temporada de esquí en las Montañas de los Gigantes (Krkonoše), el lugar preferido de los checos en invierno, se reducirá un 20% en los próximos 20 años, y que los llamados inviernos blancos desaparecerán en el sur del país y en la mayor parte de la región de Bohemia.