El Presidente checo dice que al Gobierno le falta coraje para enfrentarse a la UE

Bohuslav Sobotka, foto: ČTK

El presidente checo, Miloš Zeman, volvió a arremeter contra el Gobierno del primer ministro, Bohuslav Sobotka, al que criticó por falta de coraje a la hora de debatir con la Unión Europea. El Ejecutivo rechaza toda crítica y en su lugar destacó que el Grupo de Visegrád representa un importante instrumento para el debate con las estructuras europeas.

Miloš Zeman, foto: ČTK
El Gobierno de coalición integrado por la Socialdemocracia, el movimiento ANO y la Democracia Cristiana, ha llegado a la mitad de su mandato de cuatro años.

En una rápida evaluación, el presidente de la República, Miloš Zeman, expresó que el Ejecutivo, dirigido por el primer ministro, Bohuslav Sobotka, se ha mostrado débil ante las instituciones europeas.

“Además de otras cosas, en más de una oportunidad nos falta coraje para enfrentar las presiones de la Unión Europea, respectivamente de la Comisión Europea”, dijo Zeman.

Tomáš Prouza, foto: ČTK
A la defensa del Gobierno salió el Secretario de Estado para Asuntos Europeos, Tomáš Prouza, quien en declaraciones a la Televisión Checa sostuvo que no entendía a qué se refiere el mandatario.

“En los casos que lo hemos considerado necesario nos enfrentamos a la Unión Europea. Por ejemplo nos opusimos a la recolocación de los refugiados, etc.”.

De acuerdo con el presidente Zeman, el Gobierno no reaccionó adecuadamente ante la presión de Bruselas, y puso como ejemplo la actitud de los eslovacos y los húngaros.

“Lamento que el Gobierno checo no se sumara a Eslovaquia y Hungría en lo referente a la demanda contra la Comisión Europea por el asunto de las cuotas de refugiados”.

Desde hace varias semanas la opinión pública checa es testigo de un duro enfrentamiento entre el presidente de la República y el primer ministro.

Bohuslav Sobotka, foto: ČTK
El jefe del Gobierno, Bohuslav Sobotka, rechazó las críticas de Zeman y aseguró que el mandatario ha empezado a alejarse de la Unión Europea. Recordó que después de llegar a la silla presidencial izó la bandera de la Unión Europea en el Castillo de Praga, pero que ahora su retórica recuerda al ex presidente Václav Klaus, conocido por su euroescepticismo.

Entre los mayores ataques públicos de los últimos días destacan las declaraciones del presidente. En un debate público le preguntaron “¿Cómo podemos librarnos del primer ministro?“, y el presidente de la República contestó:“La opción democrática es sólo una, elecciones libres. La no democrática es con un kaláshnikov“.

Las fuerzas políticas del país e importantes sectores de la opinión pública consideran que semejantes declaraciones no son dignas del presidente de la República, ni a manera de broma.