El gurú que quiso desaparecer y no lo consiguió

En las últimas semanas se están conociendo los detalles del caso de una secta en Kutná Hora que dejó varias muertes y decenas de personas con problemas psíquicos. Funcionó durante más de 20 años, pero ahora, con la extraña muerte de su fundador, el caso está siendo investigado por la Policía.

Manipulación, presión psíquica, imaginaciones religiosas y rituales peligrosos fueron solo algunas de las prácticas del curandero Richard, creador de la conocida como “secta de Kutná Hora”. Decenas de personas dejaron que dirigiera sus vidas. Le daban dinero y, siguiendo sus órdenes, hacían ejercicio, cambiaban de pareja, trabajo, casa y coche. Le obedecían y sufrían maltratos y violencia. Las prácticas incluso desembocaron en varias muertes. Hubo incluso amputaciones de los dedos de los pies, según el deseo del curandero, para mostrarle su lealtad.

Foto: Zuzana Jarolímková,  Český rozhlas

Las circunstancias de la secta se conocieron después de la muerte del líder, asesinado por dos miembros del grupo en octubre de 2022. En el juicio, ambas mujeres dijeron que habían actuado de acuerdo con las órdenes del gurú, que les había dicho que su cuerpo desaparecería milagrosamente.

A partir de dicho acontecimiento, la Radio Checa empezó a interesarse por el caso y a base de documentos, entrevistas y testimonios en los juicios, pudo reconstruir la enrevesada historia.

Manipular y amenazar

El caso de la secta de Kutná Hora comenzó sobre el año 2000. Richard curaba a la gente poniendo sus manos en los lugares donde los clientes tenían problemas de salud. Alguien podía llegar a ser su cliente solo con la recomendación de otro cliente. Antes de la cita con el nuevo paciente, Richard pedía su foto e información personal. Posteriormente, en la primera cita, sorprendía al paciente con todo lo que sabía sobre su vida. La manipulación y la amenaza fueron sus instrumentos principales para controlar a las personas, según confirmó un miembro de la secta en el juicio.

Foto: Filip Jandourek,  ČRo

“Tenía una autoridad enorme. En algunos momentos hablaba de manera muy convincente. La autoridad y el miedo jugaban un papel muy fuerte en mi caso. Ahora ya intento verlo de otra forma, pero en aquellos momentos no me era posible resistirme. Él hacía a posta que la gente viviera un dolor terrible, que sufriera. Generaba en la gente emociones extremas. Me dijo que mi hijo me quería matar. Creo que así funcionaba con todo el grupo, no solo en mi caso”.

Richard, perfilándose como un curandero, decía a la gente que si no le obedecía, dejaría de protegerlos y sus seres queridos también. En el caso de una de las mujeres acusadas de su asesinato, le diagnosticó esclerosis múltiple y la advirtió de que si no seguía sus órdenes, se quedaría minusválida e, incluso, que sin él no tendría posibilidad ninguna de sobrevivir.

Seguidores con educación universitaria

Dicha mujer, al final, convivió con Richard los últimos diez meses de su vida. De profesión es dentista y cabe destacar que entre los seguidores del curandero había muchas personas con formación universitaria: un profesor de escuela primaria, una psiquiatra o un científico.

Ludmila Čírtková | Foto: Alžběta Švarcová,  Český rozhlas

De acuerdo con Prokop Remeš, psicoterapeuta y científico experto en religiones, son precisamente las personas con educación superior las que pueden engancharse a sectas porque les ofrecen respuestas a preguntas existenciales, cuestiones sobre el sentido o la finalidad de la vida, el bien y el mal. Esta teoría es apoyada también por la psicóloga forense entrevistada por la Radio Checa, Ludmila Čírtková.

“Prevalece la opinión de que la gente que se deja manipular es ingenua o, incluso, de pensamiento crítico pobre. Puedo asegurar que no es así. Los casos basados en manipulación profunda que pude investigar, eran personas de educación universitaria, periodistas, médicas, arquitectas, estudiantes de derecho, etcétera”.

Jesús, Da Vinci o Hitler

Pasado el tiempo, Richard añadía a su tratamiento cada vez más rasgos de esoterismo desarrollando, por ejemplo, la teoría de las siete castas en la sociedad que comprendía a “los científicos, los guapos, los duendes o los sabios”. A sí mismo se proclamó la reencarnación de Jesús, del erudito del antiguo Egipto Imhotep, del inventor Leonardo Da Vinci o del dictador Adolf Hitler. Sostenía que en cada de estas reencarnaciones quería convencer a la gente que dejara de luchar y que se comportara bien pero, como la sociedad no tenía arreglo, sus intentos siempre fracasaron. Los testimonios de los seguidores revelaron que sus teorías a menudo se contradecían y que el curandero las modulaba según su propósito.

Dedos amputados y muertes no aclaradas

De acuerdo con los testimonios, el comportamiento de Richard cambió en invierno de 2021 cuando lo abandonó su novia con la que había estado unos 20 años. En ese tiempo empezó a vivir con la mencionada dentista y se volvió celoso con sus antiguos novios y compañeros de piso. A un miembro de la secta lo acusó de haberse relacionado con la mujer y cuando el hombre lo negó todo, el curandero lo obligó a amputarse el dedo meñique del pie para demostrar su lealtad y firmar una declaración escrita con su sangre.

Castillo de Český Šternberk | Foto: Zuzana Jarolímková,  Český rozhlas

Aproximadamente medio año más tarde, Richard ordenó a varios de sus seguidores un ritual de “limpieza” en un bosque, cercano al castillo de Český Šternberk. Los acontecimientos durante el ritual se desconocen, no obstante, dos de los miembros de la secta fallecieron y la Policía todavía está por investigar el asunto. De acuerdo con los testimonios, Richard tenía miedo de llamar la atención de la Policía por las dos muertes y, finalmente, el 4 de octubre del año pasado pidió a sus dos seguidoras que lo mataran en un apartamento de Praga. Supuestamente, su cuerpo iba a desaparecer “al más allá”, pero como no lo hizo, las dos mujeres llamaron a la Policía.

Las crisis actuales favorecen a las sectas

Dice la psicóloga forense Čírtková que las crisis actuales como el empeoramiento de la situación económica, la guerra en Ucrania y la pandemia del COVID-19, favorecen al surgimiento de agrupaciones parecidas y añade que la inseguridad y el sentimiento de angustia conducen a la búsqueda de alternativas que ofrezcan respuestas a todo. Esta teoría la confirmó para la Radio Checa la hija de una de las seguidoras de Richard.

“Como el caso de mi madre es muy conocido en los medios, mucha gente de mi entorno me dice que tienen en la familia o entre sus amigos a alguien que frecuenta grupos así. Es mucha gente, pero nadie lo dice en voz alta. Y las personas que lo ven intentan resolver la misma pregunta: ¿cómo ayudarles? Algunos dicen que es como con los adictos a las drogas o al alcohol, que no hay manera de ayudar a esa persona si ella misma no decide cambiar algo. Si miro atrás, me molesta no haber hecho algo más, pero, al mismo tiempo, tengo la sensación de haber probado todas las vías de ayuda que había”.

El curandero Richard planeaba fortalecer los lazos en su secta mudando a los seguidores a varias casas que quería construir. El proyecto, al final, no consiguió realizarse. Sin embargo, el curandero recaudaba dinero para ello. Después de su muerte, la Policía encontró casi cuatro millones de euros.

Autores: Martin Štorkán , Vít Kubant , Martina Kutková
palabras clave:
audio