Arquitectos checos construyen muebles con plástico reciclado

Foto: Ivana Puškarová, ČRo

Los desechos plásticos producidos por una cafetería pueden transformarse en muebles que el establecimiento volverá a usar. Esta es la idea de dos jóvenes arquitectos checos.

Unos estudiantes de la Universidad Técnica de Brno están llevando a cabo un proyecto centrado en la reutilización del plástico. Para conseguir esto, recogen basura en cafeterías y restaurantes que más tarde convierten en muebles o accesorios para estos mismos lugares.

Lo que un día fueron bolsas o envoltorios de comida, pueden acabar convertidos, por ejemplo, en mesas donde se sentarán los clientes del establecimiento.

Foto: Ivana Puškarová, ČRo


Uno de los jóvenes autores de esta idea, Štěpán Macek, señala para la Radio Checa que el proceso no es tan difícil como puede parecer a simple vista.

“El proceso no es muy complicado. Reunimos plástico, lo machacamos en trozos pequeños que después ponemos en un molde y lo metemos en un horno. Son pasos sencillos”.

Para fabricar una lámina que después formará parte de un mueble, se vierten los pequeños trozos de plástico en el molde, continúa con su explicación Macek.

“Vamos a fabricar una nueva lámina, así que traigo el granulado de plástico. Ya tengo un molde preparado y ahí vierto y extiendo el material. Y ya está listo para ponerlo en el horno”.

Foto: Ivana Puškarová, ČRo

Ondřej Venclík, otro de los autores del proyecto, indica que recogen desechos de restaurantes y cafeterías para, más tarde, clasificarlos según el tipo de plástico.

“Usamos cajas, también bolsas de goma, o por ejemplo de plástico PET y que pueden romperse en trozos pequeños. Clasificamos los materiales según su tipo”.

En opinión de Venclík, el polipropileno es el mejor material para este fin, ya que al ser más firme y resistente es más adecuado para fabricar mobiliario.


Las empresas que colaboran con el proyecto salen ganando en muchos sentidos. Por un lado, se deshacen de parte de la basura que generan, pero al mismo tiempo obtienen nuevos objetos. Por ejemplo, los accesorios para llevar cafés son unas de las especialidades de estos jóvenes arquitectos.

Según cuenta Matyáš Růžička, quien dirige una cafetería en Brno, en un establecimiento de estas características se produce una gran cantidad de basura.

“En una bolsa de basura grande vamos poniendo los restos de plástico que producimos aquí en la cafetería. Hay envoltorios de lechugas, del hielo, de la mayonesa, entre otros. Producimos mucho a lo largo de la semana. Nos parece interesante poder volver a utilizarlo para nuestros clientes en lugar de tirarlo”.

Por ejemplo, a partir de una bolsa de plástico es posible fabricar ocho portadores de café, un objeto muy demandado en la cafetería de Růžička por los trabajadores de las empresas de los alrededores.

Pero el proyecto de estos arquitectos va mucho más allá. En el marco de sus actividades con el plástico reciclado ya han construido incluso un chalet turístico. Y en el próximo otoño planean situar dos refugios en la naturaleza construidos con estos materiales.

Autores: Enrique Molina , Ivana Puškarová
palabra clave:
audio