Vacaciones hoy, pague después

r_2100x1400_radio_praha.png

Las vacaciones se acercan, los ahorros escasos y la idea de pasar el verano igual que el año pasado en la casa de campo en algún rincón perdido de la República Checa en vez de ir al mar puede resultar un tanto depresiva. Pero no hay que renunciar a los sueños. Los bancos checos se muestran cada vez más dispuestos a financiar experiencias exóticas durante las vacaciones.

A plazos se puede comprar un televisor, una lavadora, un automóvil. ¿Por qué no también unas vacaciones en el extranjero? El mercado de la República Checa ofrece varias posibilidades.

Una de ellas son las ya tradicionales tarjetas de crédito, con las que el cliente recibe contratado a menudo un seguro de viajes al extranjero. Su desventaja consiste en elevadas tasas y tipos de interés que sobrepasan el 15 por ciento anualmente.

Más ventajoso resulta abrir un sobregiro contratado en una cuenta corriente. El cliente no necesita indicar el fin del crédito, obtiene el dinero enseguida y los tipos de interés anuales son de entre el 10 y el 15 por ciento. Según Marketa Dvorackova del departamento de prensa de Komercni Banka, el banco ha registrado últimamente un aumento de los créditos de consumo.

"Ello se debe no solamente a los ventajosos tipos de interés, que oscilan en torno al 10,2 y el 15,5 por ciento sino también al breve plazo durante el cual el banco es capaz de efectuar los trámites relacionados con la concesión de un crédito. El cliente puede recibirlo como máximo dentro de 48 horas después de ser solicitado", dice Marketa Dvorackova.

Unos de los créditos al consumidor especiales que concede el banco es el destinado a financiar vacaciones. En este caso, los bancos colaboran directamente con grandes agencias de viajes. Vera Kudynova, de la agencia de viajes checa Fischer explica qué debe hacer un cliente que quiera pagar sus vacaciones a crédito.

"Es muy fácil. El cliente viene a nuestra agencia, abona el diez por ciento del precio total del viaje y después lo mandamos a la sucursal del banco Komercni Banka más cercana. Allí se contratan las condiciones del crédito, como el modo de reembolso del dinero y el plazo de vencimiento. Todo depende del precio total del paquete turístico".

Komercni Banka cuenta con un plazo de vencimiento máximo de cuatro años y los tipos de interés son hasta de un cuatro por ciento más bajos que en el caso de los créditos corrientes. ¿Y cuál es el interés de los clientes por las vacaciones a crédito?, se lo preguntamos a Vera Kudynová, de la agencia de viajes Fischer.

"Ofrecemos los viajes organizados a crédito desde hace cuatro años. Durante todo ese período el interés de los viajeros no ha cambiado mucho. Aproximadamente un dos por ciento de nuestros clientes aprovecha esta oferta. Naturalmente, no se trata de clientes que pertenezcan a los grupos de población con ingresos elevados. Son personas que se deciden por las vacaciones de repente, por ejemplo por motivos de salud, y como no disponen de suficiente dinero en efectivo, aprovechan la posibilidad".

¿Y qué destinos en el extranjero resultan para los viajeros checos tan atractivos que optan por pagar vacaciones a crédito?

"Toda la región del Mediterráneo, y sobre todo España. Aproximadamente la mitad de nuestros clientes se dirige a este país, es el destino preferido de nuestra agencia de viajes. Así que se puede decir, que la mayoría utiliza estos créditos para financiar viajes a España", opina Vera Kudynova, de la agencia de viajes Fischer.