La República Dominicana o Canarias, los checos se dirigen a la playa a pesar de la pandemia

El número de checos que planea salir a esquiar al extranjero o a la playa este invierno ha crecido en decenas porcentuales en comparación con el año pasado, y eso a pesar de que la pandemia no deja de complicar los viajes.

Muchos de los que cancelaron sus vacaciones de invierno el año pasado debido a la pandemia del coronavirus no piensan hacerlo otra vez. El interés que registran las agencias de viajes ha crecido de manera marcada en términos interanuales. Los clientes reservan principalmente estancias en la República Dominicana, Egipto o las Islas Canarias.

Foto: Jan Rosenauer,  Český rozhlas

De acuerdo con la portavoz de la agencia de viajes Čedok, Kateřina Pavlíková, la empresa está vendiendo cientos de estancias cada día.

“Durante las últimas semanas hemos registrado ventas que superan en un 30% incluso las de 2019, antes de la pandemia. Las cifras demuestran claramente que las personas quieren viajar y que ya se han acostumbrado a las medidas adicionales que esto supone, ya sea presentar el resultado de un test o un certificado de vacunación”.

Pavlíková agrega que queda un par de últimas plazas en las Islas Canarias, pero que, en general, los viajes para el periodo de Navidad y Noche Vieja, están prácticamente agotados.

El hecho de que los aviones parten de Praga llenos lo confirma también la empresa Invia. De acuerdo con sus estadísticas, el grupo que con mayor frecuencia aprovecha los servicios de las agencias en el periodo de invierno son los clientes de alrededor de cuarenta años y las familias con niños. La mayoría adquiere estancias de ocho días en hoteles de cuatro estrellas todo incluido. Los datos indican que los checos gastan, de media, alrededor de 870 euros por sus vacaciones en este periodo.

Debido a la incertidumbre que provoca la evolución de la pandemia en Chequia y otros países, algunas agencias de viajes hacen lo posible por amoldarse a las necesidades de los clientes. Por ejemplo Fischer les ofrece la posibilidad de cancelar las vacaciones sin que sean penalizados, según explica el portavoz de la empresa, Jan Bezděk.

Foto ilustrativa: Alexandra Koch,  Pixabay,  CC0

“En el caso de los destinos más populares, los clientes tienen la situación en sus manos. Pueden cancelar el viaje por decisión propia hasta 30 días antes de la fecha de salida y nosotros les devolvemos todo el dinero”.

Además de las vacaciones en países más exóticos, muchos checos aprovechan para salir a esquiar al extranjero. Actualmente se ofrecen principalmente Francia e Italia. La directora de la Asociación Checa de Agencias de Viajes, Kateřina Chaloupková, advierte no obstante, que los precios han aumentado este año y los aficionados al esquí pueden pagar hasta varias decenas de euros más.

“Por ejemplo en Italia un paquete que incluye alojamiento, media pensión y el abono costaba 460 euros el año pasado, este año, el mismo viaje se vende por 540 euros. Han aumentado los precios de los abonos y también de los hoteles y pensiones en Italia, la subida ha sido de entre un 15% y un 20%".

El destino favorito de los checos en cuanto a deportes de invierno, Austria, permanece cerrado para los turistas. Debido al confinamiento general introducido por Viena, miles de checos no podrán pasar sus vacaciones tal y como las habían planeado.

Foto: Arek Socha,  Pixabay,  CC0

De acuerdo con una encuesta realizada por la agencia estatal CzechTourism, el número de checos que planea salir al extranjero ronda el 27%, en la mayoría de los casos se trata de jóvenes de entre 18 y 30 años y personas con mayores ingresos. Por el contrario, un 43% planea quedarse en el país, dedicarse al senderismo, las visitas familiares y el esquí alpino.

En este aspecto, el director de CzechTourism, Jan Herget, confía en que las pistas se mantendrán abiertas a pesar de la situación epidémica actual. La experiencia del año pasado demuestra que impedir a los checos que saquen los esquís es prácticamente imposible y al mantener las pistas abiertas se puede evitar el caos de multitudes que por cuenta propia esquían en cuestas no vigiladas.