Universidades checas introducen un novedoso sistema contra plagio

Doce universidades checas aprovecharán un nuevo sistema informático para detectar los plagios de trabajos escritos. En la Universidad Masaryk de Brno utilizan este programa desde hace un año. Un estudiante fue expulsado de la Universidad por haber plagiado textos de otros autores.

La Universidad Masaryk de Brno ha puesto en funcionamiento un novedoso sistema para detectar plagios. Los estudiantes introducen sus trabajos escritos en una base de datos y un programa especial los compara con textos en checo, eslovaco e inglés. Así los profesores pueden controlar si el autor sigue las reglas para la redacción de artículos científicos, sobre todo en cuanto a las citaciones.

Otras doce universidades checas decidieron sumarse a este programa, y en conjunto aspiran conseguir ayuda financiera del Ministerio de Educación. Se estima que las inversiones iniciales serán de unos ocho millones de coronas checas, aproximadamente 290 mil euros. Según declaró la coordinadora del proyecto, Jitka Brandejsová, la suma cubrirá los gastos en que se incurrió para la investigación y elaboración del proyecto durante los últimos tres años.

La Universidad Masaryk utiliza este sistema desde hace un año. Hasta ahora el programa ha comparado casi medio millón de documentos y fueron detectadas 150 mil similitudes entre ellos. Los profesores son quienes deciden si se trata de una citación aceptable o si el estudiante intenta hacer pasar un texto de otra persona por suyo. La Vicerrectora de Tecnologías de Información y de Comunicación de la Universidad Masaryk, Ivana Cerná, comentó los logros obtenidos con el uso de este sistema.

"Detectamos varios casos de tesinas con partes plagiadas. Un estudiante fue expulsado y varios más fueron llamados ante una comisión disciplinaria en sus respectivas facultades. En la actualidad estamos investigando estos casos para poder tomar medidas adecuadas".

Con la vinculación de las doce universidades interesadas, se crearía una base de datos muy amplia. Así sería posible comparar los trabajos de todos los estudiantes universitarios de la República Checa. La Universidad Carolina de Praga está valorando la posibilidad de sumarse al proyecto.

Se estima la posibilidad de ampliar en el futuro la base de datos para incluir textos en otras lenguas, aparte de las tres actuales, así como libros de estudio y páginas web especializadas en apoyo a los estudiantes.