Un recorrido por lugares mágicos y poderosos de cumplir deseos

Ilustrační foto: Kristýna Maková

La Navidad es una época llena de deseos, que muchos de nosotros esperamos ver cumplidos. Para que pueda pasar eso, es esencial saber cómo expresarlos. En esta edición de ´Hable Checo con Radio Praga` lo aprenderemos, y por si no se cumplen, reforzaremos las oportunidades a través de un recorrido por algunos lugares mágicos, que tienen fama de hacer nuestros deseos realidad.

Foto: Zuzana Bayerová
¡Hola Zuzana! ¿Ya has comprado todos los regalos de Navidad? -už jsi koupila všechny vánoční dárky-?

Pero ¿no los traía el Niño Jesús o Papá Noel? Vaya desilusión -to je teda zklamání-.

Todos los años andas igual. Y eso que faltan cinco días para la Nochebuena. Apuesto que no tienes ni uno –vsadím se, že nemáš ani jeden-.

Has acertado -to jsi uhodla-. Es que el problema es el siguiente. Cuando les pregunto a mis familiares: -¿Qué deseas de regalo de Navidad? -co si přeješ za dárek k Vánocům?-, todos me contestan: -No quiero nada -nechci nic- o como máximo: -Quiero un auto deportivo o un chalet en la playa. -chci sportovní auto nebo dům na pláži-. Como ves, todos me lo ponen muy fácil.

Dárky, foto: archivo de Radio Praga
Y cuál es tu deseo navideño? -jaké je tvoje vánoční přání-?

Pues... me gustaría la felicidad y la paz para todo el mundo -rád bych štěstí a mír pro celý svět-.

¡Anda ya! -ale jdi ty-, me contestas como si estuviesemos en un concurso de belleza.

Pero ¿qué vas a opinar de mí si te digo que lo que más deseo ahora mismo es marcharme al Caribe -to, co si teď nejvíc přeji je odjet do Karibiku-, escapar de este frío -utéct z téhle zimy- y quitarme de encima el estrés navideño -a zbavit se vánočního stresu-.

Creo que en este caso la única opción que te queda es pasar por el Puente de Carlos -Karlův most- y tocar las placas de la estatua de San Juan Nepomuceno. Se dice que así tu deseo se hará realidad -tvé přání se splní-. Pero, claro, no se lo tienes que desvelar a nadie -nesmíš to nikomu prozradit-.

Puente de Carlos, las placas de la estatua de San Juan Nepomuceno, foto: archivo de Radio Praga
Bueno, a un santo no le voy a pedir un viaje al Caribe. Para eso me compraré la lotería. Pero ya que estamos con este tema, ya menos gente sabe que pasando por el Puente de Carlos hacia la Ciudad Vieja -Staré město-, a la parte izquierda hay una cruz con cinco estrellas -kříž s pěti hvězdami-. Hay que tocarlas todas con un dedo y luego poner la mano izquierda en la cruz deseando algo.

Asimismo menos conocida es la leyenda relacionada con la iglesia de San José -kostel svatého Josefa-, situado en la Plaza de la República -Náměstí republiky-. Allí se encuentra la estatua de San Judas Tadeo y se dice que el que rece junto a ella pidiendo un deseo, llegará a cumplirse. Además se dice que las oportunidades se incrementan al encender una vela y tocar la estatua.

Hay otro lugar mágico, que, de hecho, también se encuentra en la Plaza de la República. Pero en este caso se trata de la ciudad de Pilsen, en Bohemia del Este. En la catedral de San Bartolomeo -katedrála svatého Bartoloměje- hay una pequeña estatua de un ángel. Se dice que si la tocas, tu deseo se hará realidad -tvé přání se splní-. Hay quienes creen que dentro de la estatua hay reliquias de un santo, que le dan este poder mágico.

Angelito, foto ilustrativa: Kristýna Maková
Hasta aquí las estatuas. Pero en el pueblo de Obořiště, en Bohemia Central, está la iglesia de San José, de cuya mayor campana se dice que también es mágica -říká se, že její největší zvon je zázračný-. Mucha gente sube al campanario para coger el corazón de la campana, cerrar los ojos -zavřít oči- y dar un golpecito, pidiendo algún deseo.

También existe un espejo mágico -zázračné zrcadlo-, situado en el castillo de Dobříš, en Bohemia Central. Se dice que al mirarse en él, tu deseo llegará a cumplirse dentro de un año. Sin embargo, con la condición de que hasta entonces no vuelvas a mirar en ningún otro espejo, lo que resulta un poco difícil. Aunque hay días que uno se sentiría más contento sin mirar en él.

Hasta aquí nuestro minicurso de checo. Nosotros esperamos que sus deseos lleguen a cumplirse incluso sin tener que visitar ningún lugar. ¡Qué tengan felices fiestas! Hasta la próxima!