República Checa ofrece trabajo para extranjeros

Foto: Comisión Europea

La República Checa afronta durante los últimos meses una importante escasez de mano de obra. Debido a la baja tasa de desempleo, las empresas están teniendo dificultades para reclutar nuevo personal. La situación podría resolverse si se liberalizan los requisitos legales para contratar extranjeros.

Foto: Comisión Europea
Con la decreciente tasa de paro aumenta el número de puestos laborales en las empresas checas. Aunque en el país ya trabajan legalmente unos 200 mil extranjeros, las empresas registran más de 100 mil puestos vacantes. Los trabajadores de países vecinos podrían contribuir a superar la gran escasez de mano de obra.

El gobierno checo está tratando de resolver el problema. El Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales junto con los Ministerios de Industria y del Interior preparan una serie de medidas para facilitar el empleo de extranjeros.

Hasta hoy ha sido un proceso bien complicado, pues para contratar un extranjero, los empleadores deben demostrar que no es posible encontrar un empleado checo. El cumplimiento con todos los requisitos puede tomar así hasta seis meses.

Los ministerios están redactando una lista de países no miembros de la Unión Europea, cuyos habitantes podrían trabajar en la República Checa sin permiso laboral. La lista aún no ha sido publicada, sin embargo, se está hablando de los países vecinos y con lengua y cultura parecidas, como Ucrania, Moldavia y Bielorrusia.

Ministro de Trabajo y Asuntos Sociales, Petr Necas

El ministro de Trabajo y Asuntos Sociales, Petr Necas, cree además que con esta medida disminuirá el número de inmigrantes empleados ilegalmente en el país.

Opina también que los checos no deben preocuparse por el empleo de extranjeros, ya que éstos no les van a robar sus puestos laborales. "Ocupan puestos que no resultan interesantes y atractivos para los empleados checos", añade Necas.

Se ha considerado también la necesidad de incluir un programa de integración de los extranjeros a la sociedad checa. Según Necas, es un factor que muchos países pasan por alto. "Nosotros no queremos repetir el mismo error", dice el ministro.