Personalidades checas y eslovacas piden una apertura total de fronteras entre ambos países

Foto: ČTK / Hájek Ondřej

En una carta dirigida a los primeros ministros y ministros de Relaciones Exteriores de Chequia y Eslovaquia, un grupo de personas conocidas de ambos países piden que se levanten todas las restricciones de movimiento entre estos dos estados.

Michael Žantovský y Magda Vášáryová, foto: Michaela Danelová, ČRo

Durante más de un mes, la circulación entre Chequia y Eslovaquia estuvo totalmente paralizada debido a las restricciones relacionadas con la actual epidemia de coronavirus.

Foto: ČTK / Hájek Ondřej
Ahora, tras el levantamiento de algunas medidas, es posible viajar a los países vecinos en casos concretos, principalmente por motivos laborales y para visitas familiares. Todo esto siempre que a la vuelta se presente una prueba de coronavirus negativa con una antigüedad máxima de cuatro días.

Ante esta situación, un grupo de personalidades checas y eslovacas han dirigido una carta al primer ministro checo, Andrej Babiš, y al ministro de Relaciones Exteriores, Tomáš Petříček, así como a sus homólogos eslovacos. En ella, piden la apertura total de fronteras entre ambos países, según anunció uno de los firmantes, Michael Žantovský, director de la Biblioteca Václav Havel, de Praga. Žantovský hizo unas declaraciones para la Radio Checa sobre la intención de este escrito.

“El propósito es alentar al Gobierno para que, dado que tenemos una situación favorable con la evolución de la epidemia en ambos países, abran las fronteras conjuntamente. Esto podría servir de ejemplo para otros estados”.

Como firmantes de la carta aparecen otras señaladas figuras como Magda Vášaryová, antigua diplomática y Secretaria de Estado del Ministerio de RR. EE. de Eslovaquia y el exministro de Cultura eslovaco Ladislav Snopko. En la parte checa se encuentran nombres como Libor Rouček, con larga experiencia en el Parlamento Europeo; el popular escritor Jáchym Topol; así como Radek Špicar, vicepresidente de la Unión de Industria y Transportes de Chequia.

Radek Špicar, foto: Ian Willoughby
La misiva está articulada en torno a la idea de que Chequia y Eslovaquia son de los países europeos que más rápido respondieron ante el coronavirus, lo que ha permitido que el impacto sanitario de la epidemia no haya sido grave en ambos estados.

En la petición se argumenta que la buena respuesta sanitaria y la larga tradición cultural, histórica y económica que tienen las relaciones bilaterales entre Chequia y Eslovaquia, hacen que estos países sean candidatos para estar entre los primeros que vuelvan a la vida normal. Asimismo, esto podría servir de ejemplo al resto de miembros de la Unión Europea para la apertura progresiva de fronteras.

No obstante, también se señala en la carta que el levantamiento de las restricciones al movimiento en Chequia y Eslovaquia debería estar siempre acompañado del respeto a las medidas higiénicas que cada país considere oportunas para evitar la propagación del virus.

La frontera de Eslovaquia es para Chequia una de las más activas a nivel histórico y social. Según datos de 2019 de la Oficina Checa de Estadísticas, en Chequia viven alrededor de 117 000 eslovacos.