Ministro de Salud prepara una revolución en el sector

Ministro de Salud Tomáš Julínek (Foto: CTK)

El año 2009 promete cambios positivos para los pacientes quienes podrían ahorrar dinero en servicios extra y escoger entre diferentes tipos de seguros. Esta es la propuesta de una reforma revolucionaria en el sector Salud que el ministro Tomáš Julínek ha presentado al gobierno.

Ministro de Salud Tomáš Julínek (Foto: CTK)
El ministro de Salud Tomáš Julínek ha envuelto su propuesta de siete leyes nuevas en una caja gigante con un lazo de seda y de esta forma la ha presentado este miércoles al gabinete de ministros. Las reformas deberían significar una revolución en el sector y un regalo para los pacientes. Después de haber introducido pagos fijos por servicios médicos a partir de 2008, que para la mayoría de los checos significa un aumento de gastos, el ministro promete cambios positivos.

Si el gobierno aprueba las leyes de Julínek, desde el año 2009 los servicios médicos de mayor calidad no van a ser tan difíciles de obtener para un paciente común como hasta ahora. Además, según el viceministro de Salud, Pavel Hroboñ, la reforma propuesta da una mayor libertad al paciente quien podrá elegir el modo de pagar su seguro.

“El paciente decide voluntariamente si paga un pequeño porcentaje del precio por el tratamiento u operación que necesite. A cambio de esto la aseguradora le ofrecerá ciertas ventajas”, explica el viceministro de salud Pavel Hroboñ.

El seguro de salud, que en la República Checa es obligatorio pagar, debería ser más flexible, ampliar los derechos del paciente y ofrecerle la posibilidad de elegir entre tres tipos de pagos. Además las leyes propuestas definen claramente las responsabilidades que las aseguradoras tendrían con respecto al cliente y que hasta ahora nunca han sido fijadas, como por ejemplo los plazos de espera a las operaciones. Por otro lado la reforma posibilita que las compañías de salud obtengan ganancias al poder convertirse en sociedades anónimas, sin embargo éste es el punto más discutido por los oponentes del ministro.

La reforma también pretende extender el número de emergencias médicas, mejorar las dotaciones a los hospitales universitarios y apoyar más la investigación científica. Si las leyes del ministro Julínek, que aún deben ser aprobadas tanto por el gobierno como por el parlamento checo, entraran en vigor, significarían la mayor reforma del sector Salud en los últimos diecisiete años.