No pagar al médico será lícito, pero ilegal

Ministro de Salud, Tomáš Julínek (Foto: CTK)

La disputa acerca de los pagos adicionales por la atención médica continúa. El ministro de Salud, Tomáš Julínek, y su antecesor en el cargo y adversario, David Rath, se enfrentaron este domingo en un duelo televisivo discutiendo si a partir de enero los ciudadanos checos estarán legalmente obligados a pagar en los consultorios y hospitales o no.

Ex ministro de Salud socialdemócrata, David Rath (Foto: CTK)
El Gobierno checo se ocupará esta semana de la propuesta presentada por el opositor Partido Socialdemócrata de anular los pagos adicionales por la atención médica. El ex ministro de Salud socialdemócrata, David Rath, espera que el Gabinete modifique su postura hacia la normativa que deberá entrar en vigor el 1 de enero.

“Espero que el Partido Cívico Democrático se acuerde de sus promesas preelectorales. Prometió a los electores, y el primer ministro Topolánek lo firmó, que no incrementaría la participación del paciente en los pagos relacionados con el sistema de Salud”, declaró Rath.

Rath insistió en que los gastos adicionales del paciente por la visita a un consultorio, por cada día de hospitalización o por receta médica contradicen a la Constitución que garantiza a los ciudadanos la atención médica gratuita. El ex ministro es también uno de los signatarios de la petición que exhorta a los pacientes a no pagar.

El decano de la Facultad de Derecho de la Universidad Carolina de Praga, Aleš Gerloch, explicó que la desobediencia civil es un instrumento lícito en una democracia, pero de todas maneras no es un procedimiento legal.

Ministro de Salud, Tomáš Julínek (Foto: CTK)
El ministro de Salud, Tomáš Julínek, del Partido Cívico Democrático, advirtió que los pagos adicionales ya quedan estipulados por la Ley y el que no respete la misma será considerado por las autoridades como un deudor. Además, Julínek sostuvo que la propuesta de la Socialdemocracia de cambiar esa normativa podría amenazar el sistema de Salud.

“Es muy importante que los diputados socialdemócratas, así como los comunistas se den cuenta de lo valioso que es la estabilidad en el sector de la Salud. Si alguien modifica el proyecto preparado y elimina uno de sus elementos, puede derrumbarse el sistema completo”, indicó Julínek.

Sin embargo, los socialdemócratas presentaron una queja contra los pagos ante el Tribunal Constitucional y están decididos a promover en la Cámara de Diputados una nueva ley que elimine los suplementos por la atención médica. En este caso, la oposición contará posiblemente con el apoyo del diputado Ludvík Hovorka, del democristiano Partido Popular, que no está de acuerdo con el hecho de que los pagos se refieran también a los niños y ancianos.