Médicos checos tienen éxitos en operaciones de bebés no nacidos

Foto ilustrativa: archivo de Radioi Praga

Los médicos del Centro de Medicina Fetal, situado en el barrio de Podolí, en Praga, acusan grandes éxitos en el diagnóstico y tratamiento a las enfermedades y eventuales malformaciones del feto. Hasta el presente lograron salvar de la muerte a 102 bebés no nacidos.

El Centro de Medicina Fetal de Praga es la única institución de su género en la República Checa que se especializa en el servicio integral materno perinatal. Los médicos realizan tratamientos y operaciones a gemelos idénticos no nacidos en especial, pero también a otros bebés con serios problemas antes de nacer, según sostiene su director, Lubomír Hašlík.

”La mayoría de nuestros pacientes son realmente gemelos idénticos antes de nacer, pero serias complicaciones a la salud registramos igualmente en casos de gravidez simple. Se trata en especial de malformaciones del aparato urinario, hernias umbilicales, así como tumores benignos en los pulmones. Algunas complicaciones podrían no sólo dañar seriamente el feto, sino también causar problemas al bebé después de nacer. Por ejemplo, en el caso del tumor benigno en los pulmones, éste puede provocar otras complicaciones e incluso la muerte del bebé después de nacer”.

En el Centro de Medicina Fetal de Praga atienden a pacientes de toda la República Checa y también de la vecina Eslovaquia, ya que en ese país no existe una clínica de esta especialización. Una de las primeras operaciones que se hicieron allí fue la de unos gemelos idénticos antes de nacer que padecían el síndrome de transfusión feto-fetal (TTTS). Hace poco todavía, los gemelos con este síndrome morían antes de nacer, pero actualmente su perspectiva es más alentadora, afirma Lubomír Hašlík.

 Lubomír Hašlík, foto: ČT
”En cuanto al síndrome de transfusión feto-fetal, éste es uno de los males más frecuentes en el caso de los mellizos. Gracias a los tratamientos, en el 80% de los casos logramos salvar al menos a uno de los gemelos no nacidos y en el 50% a ambos. Estos resultados son comparables a los que alcanzan los médicos en Francia, Bélgica, España y Gran Bretaña”.

La operación de los gemelos mencionados, Matyáš y Kryštof, fue exitosa y los pequeños, actualmente de tres años de edad, se desarrollan de forma normal. Anualmente unas 100 mujeres embarazadas requieren ayuda de los especialistas del Centro de Medicina Fetal de Praga. Sus tratamientos ayudan a reducir considerablemente el número de casos de muertes neonatales, y mejoran la perspectiva de los niños que han tenido problemas antes de nacer.