Manuscritos de la biblioteca de Venceslao IV se exponen en Praga

Foto: ČTK/Deml Ondřej

Chequia conmemora 600 años desde la muerte del rey Venceslao IV. En el marco del aniversario, la Biblioteca Nacional preparó una exposición con manuscritos originales de la colección del monarca.

Foto:   ČTK/Deml Ondřej

La exposición titulada “Ad mandatum domini Regis”, que tiene lugar en Praga estos días, captura la época del rey checo y romano Venceslao IV, una de las figuras más importantes en la historia checa.

Foto:   ČTK/Deml Ondřej
Venceslao IV amaba los libros, lo que se ve reflejado en su amplia colección de obras literarias. La biblioteca privada del monarca era en su tiempo la más grande de Europa.

Seis manuscritos valiosos de la colección están expuestos ahora en el Clementinum de Praga, como apunta el director de la Biblioteca Nacional, Martin Kocanda.

“Los manuscritos son parte de las colecciones de la Biblioteca Nacional desde finales del siglo XVIII. Originalmente se encontraban en la antigua Biblioteca Jesuita y en varios monasterios abolidos”.

Después de la muerte de Venceslao IV, su biblioteca fue en gran parte robada y vendida. Solo unas pocas piezas de la colección se conservaron en el territorio checo.

Martin Kocanda, foto: Martina Schneibergová
El director de la Biblioteca Nacional, Martin Kocanda, recomienda a los visitantes de la exposición observar la decoración artística de las obras.

“Vale la pena señalar la decoración elaborada de los manuscritos, en cuyo diseño participaron varios talleres de escritura e iluminación. No son solo libros, son realmente obras artísticas”.

Entre los manuscritos está, por ejemplo, una especie de enciclopedia de agricultura del autor Peter de Crescentiis. También se puede ver un libro de oraciones del monasterio de San Jorge, en el Castillo de Praga, proveniente del siglo XV.

El rey Venceslao IV tenía dos carácteres

Según el historiador Jiří Spěváček, el rey Venceslao IV tenía dos carácteres. Uno era espontáneo y tranquilo, mientras que el otro era emocional y brusco.

Foto:   ČTK/Deml Ondřej
Por un lado, el penúltimo Luxemburgo en el trono checo era un excelente compañero, sabio y cortés, con amplios conocimientos de lenguas extranjeras y de la literatura. Sin embargo, según los historiadores, gradualmente se convirtió en una persona agresiva.

A pesar de su compleja personalidad, bajo el rey Venceslao IV el país floreció, sobre todo en lo que se refiere al arte y a la cultura. Durante su reinado se finalizaron muchos edificios importantes, como la Iglesia de Nuestra Señora de las Nieves en la Ciudad Nueva y la Iglesia de Santiago en la Ciudad Vieja.

En la época de Venceslao IV también se completó la traducción checa de la Biblia. El checo, después del italiano y el francés, fue el tercer idioma europeo al que se tradujo la obra.

Venceslao IV reinó en las Tierras Checas durante 41 años. Gobernó aún más tiempo que su padre Carlos IV, el “padre de la patria”. Murió pocos días después de la Primera Defenestración de Praga en 1419, a los 58 años de edad.

La exposición “Ad mandatum domini Regis”, que ofrece manuscritos de la biblioteca de Venceslao IV, se prolongará hasta el sábado 28 de septiembre.