Los bajos salarios provocan la marcha de profesores universitarios a la educación secundaria

Cada vez más profesores universitarios de distintas ramas de humanidades dejan su labor académica en Chequia por culpa de los bajos sueldos. Profesores con títulos de doctor ganan salarios comparables a los cajeros de supermercados. 

La situación es insostenible, advierten responsables académicos de universidades de toda la República Checa. Un profesor universitario con título de doctor en una rama humanística gana de media 1250 euros brutos al mes a jornada completa, lo que con la actual inflación o índices de precios en partidas básicas como la vivienda, transporte o alimentos, hace muy difícil llegar a fin de mes, como contó a la Radio Checa Markéta Balcarová, profesora adjunta del departamento de Filología Germana y Eslava de la Facultad de Filosofía de la Universidad de Bohemia Occidental de Pilsen.

Foto ilustrativa: Michaela Danelová,  Český rozhlas

“Enseñar en la universidad era mi sueño. Me gusta mucho trabajar con los estudiantes y también el trabajo de investigación y la cooperación con universidades extranjeras. Pero el inconveniente es la remuneración económica, que desde el principio siento como un gran problema”.

Balcarová en particular, de 38 años y con dos hijos, gana 1225 euros brutos al mes. Se puede decir que para cumplir ese sueño de trabajar en la universidad, necesita sacar tiempo de donde sea para lograr ingresos extra.   

“Tenemos 14 horas de clases a la semana, que ya es bastante y, además tenemos que hacer investigaciones. Pero como tenemos que ganarnos un dinero extra, lo hacemos en perjuicio de la actividad de investigación. Si estoy escribiendo un artículo científico o estoy estudiando literatura pero me llama alguien para hacer una traducción, el artículo científico tiene que esperar”.

Foto: Nikolaj Georgiev,  Pixabay,  CC0

Un salario similar tiene la historiadora Daniela Tinková, del Instituto de Historia Checa de la Facultad de Filosofía de la Universidad Carolina de Praga, en la que lleva enseñando 22 años. Dice que es una de las pocas docentes de su entorno que no tiene una fuente de ingresos extra.       

“Los otros tienen algo en la Academia de Ciencias o en otra facultad, aunque sea fuera de Praga, y se les ve cansados, sobre todo los que tienen hijos. Yo creo que están al límite de sus fuerzas tanto a nivel físico como mental, y por supuesto lo pasan mal por el trabajo”.

Tinková dice, además, que cuando logran alguna beca o consiguen otros ingresos con conferencias, facultades como la suya les recorta el sueldo en la misma cuantía para hacer frente a otros gastos académicos que los centros no pueden atender como debieran, como, por ejemplo, en publicaciones o apoyo a jóvenes investigadores.

Jan Stejskal | Foto: archivo de Jan Stejskal,  Universidad Palacký de Olomouc

La Asociación de Decanos de Facultades de Filosofía pide un cambio en el reparto de fondos entre especialidades y es algo que ya se va a negociar con el Ministerio de Educación, que ha formado un grupo de trabajo que se dedicará a ello.

Jan Stejskal, decano de la Facultad de Filosofía de la Universidad Palacký de Olomouc advierte que necesitan ayuda urgente, que no puede esperar ni un año, y habla no solo de los salarios de sus profesores, sino también del gasto en energía que se ha casi quintuplicado en los últimos tiempos. Su facultad tendrá que enfrentarse este año a facturas que superarán de largo el millón de euros solo en electricidad, gas y calefacción.

Más de 1600 personas ya han firmado una petición para la subida de salarios de los profesores de ramas de las que dependen también futuros psicólogos o profesores, entre otros muchas profesiones como estas, muy demandadas en este momento en Chequia. Los promotores de la petición no descartan incluso ir a la huelga.

Autores: Eva Mikulka Šelepová , Daniel Ordóñez
palabras clave:
audio