La selección checa bajo presión del partido de inauguración

Petr Čech (Foto: CTK)

La selección checa de fútbol se enfrentará el sábado a uno de los anfitriones de la Eurocopa, Suiza, en el partido de inauguración del campeonato que seguirán millones de hinchas en todo el planeta.

Petr Čech (Foto: CTK)
El partido de inauguración es siempre especial. Suele ser difícil para los jugadores, ya que el primer encuentro es uno de los más seguidos por la afición que espera con impaciencia el inicio del campeonato. Se calcula que hasta 500 millones de hinchas seguirán en la televisión el partido entre los checos y los suizos, que se efectuará en Basilea. El combinado nacional desea ganar su primer choque del grupo A para estar más tranquilo en vista de los siguientes dos contiendas contra Portugal y Turquía, dos contrincantes teóricamente más peligrosos que Suiza.

El portero Petr Čech está convencido de que el equipo checo logrará imponerse ante los anfitriones.

Karel Brückner (Foto: CTK)
“Suiza confiará, sobre todo, en las capacidades del mejor goleador de la selección, Alexander Frei. Este jugador es para ellos lo mismo que Jan Koller para nosotros. Lo importante es que apliquemos nuestro juego, si logramos imponer en la cancha nuestro estilo, creo que deberíamos ganar”, indicó el portero del Chelsea.

El técnico Karel Brückner puede contar con todos los jugadores nominados, excepto el defensa Zdeněk Pospěch, afectado por una virosis. Por otro lado, el lateral Marek Jankulovski, quien tuvo últimamente problemas con la rodilla, aseguró que se encuentra en buenas condiciones y que podrá entrar en la cancha.

“El estado de la rodilla es bueno. Hace tres semanas desde que iniciamos los preparativos he participado en todos los entrenamientos y en los últimos amistosos sin problemas. Naturalmente, la rodilla requiere más tiempo para la regeneración, pero estoy convencido de que el sábado voy a estar preparado al cien por ciento”, señaló el jugador, que milita en el AC Milán.

Tomáš Ujfaluši y Marek Jankulovski (Foto: CTK)
El combinado nacional realizó el jueves el último entrenamiento antes del partido contra Suiza. Este viernes, los jugadores desean descansar y recobrar fuerzas, según dijo el centrocampista Jan Polák.

“Todos sentimos que el primer partido se va acercando. Procuraré, sobre todo, dormir bien. En la víspera del encuentro no hace falta moverse mucho, es mejor estar tranquilo”, recalcó el centrocampista del Anderlecht Bruselas.

Los checos se trasladaron este viernes desde la ciudad austríaca de Seefled, donde están alojados, a Basilea. El partido, que se disputará en el estadio St. Jakob Park, empezará a las 18.00 horas, hora centroeuropea.

Autor: Roman Casado
palabra clave:
audio