Los checos ganan al aprovechar la única ocasión para marcar

Foto: CTK

Una tremenda contundencia aseguró a la selección checa de fútbol los primeros tres puntos en la Eurocopa. El combinado nacional derrotó a Suiza por 0-1 al aprovechar la única posibilidad para marcar que logró crearse durante todo el partido de inauguración del campeonato disputado el pasado sábado.

Foto: CTK
Los anfitriones suizos entraron en el choque con más ganas de anotar goles y en la primera parte tuvieron buenas oportunidades para abrir el marcador. El delantero helvético Alexander Frei fue el jugador más peligroso para la portería checa, pero el arquero Petr Čech logró neutralizar dos ocasiones suyas en la primera parte.

Poco antes del descanso el mejor goleador de la selección local se lesionó en la rodilla en un duelo habitual con el defensa Zdeněk Grygera y abandonó la cancha con lágrimas en los ojos. El posterior examen médico puso en evidencia que el capitán del equipo helvético se perderá el resto de la Eurocopa. El portero checo, que conoce bien a Frei, ya que en el pasado militaron juntos en el equipo francés Rennes, lamentó lo sucedido.

Herido Alexander Frei (Foto: CTK)
“Me da pena, porque para él ha sido un gran reto ser capitán de la selección nacional y jugar en este torneo. Parece que la lesión resulta más grave de lo esperado, así que le deseo mucha suerte y que regrese cuanto antes a las canchas”, indicó el guardameta.

A pesar de perder a su mejor goleador, los suizos en la segunda mitad presionaron aún más a los checos que siguieron absolutamente inofensivos. En vista de la falta de definición arriba, el técnico checo, Karel Brückner, decidió retirar en el minuto 56 al mejor goleador de la selección, Jan Koller, y envió a la cancha al joven talento, Václav Svěrkoš. Tras un cuarto de hora, el futbolista del Baník de Ostrava sentenció el encuentro al marcar su primer tanto en su tercer partido disputado con la camiseta nacional.

“¡Me alegro mucho! Ha sido mi primer o segundo contacto con el balón en el choque, además, el esférico se me fue un poco del pie, así que tuve suerte. Es una sensación hermosa, hace un año ni siquiera imaginaba que pudiera suceder algo parecido”, resaltó Svěrkoš.

Foto: CTK
En los últimos minutos de la contienda, la escuadra nacional se encerró en su mitad, pero Suiza en vano sitió la portería checa, aunque tuvo buenas oportunidades para marcar.

Cuando faltaron 10 minutos para el fin del partido, Petr Čech rechazó un tirazo de Barnetta y el remate de Vonlanthen se estrelló en el larguero. El árbitro italiano Rosetti, además, pasó por alto la mano del capitán checo Ujfaluši en el área grande.

En fin, los checos lograron la máxima eficacia por el mínimo juego, pero tendrán que mejorar mucho si quieren imponerse el miércoles ante Portugal que derrotó en el segundo partido del grupo A claramente a Turquía por 2-0.


Václav Svěrkoš (Foto: CTK)
Eurocopa 2008, Grupo AEstadio: St. Jakob Park (Basilea). 40 mil espectadores, lleno.

Árbitro: Roberto Rosetti (Inglaterra) amonestó con tarjeta amarilla a Magnin, Vonlathen y Barnetta (Suiza).

Gol: 1-0, min. 71; Svěrkoš.

Suiza: Benaglio - Lichtsteiner (Vonlanthen, m. 75), Müller, Senderos, Magnin; Behrami (Derdiyok, m. 83), Inler, Fernandes, Barnetta; Frei, Streller. Técnico: Kuhn.

República Checa:Čech - Grygera, Rozehnal, Ujfaluši, Jankulovski - Galásek - Sionko (Vlček, m.83), Jarolím (Kováč, m. 87), Polák, Plašil - Koller (Svěrkoš, m. 56). Técnico: Brückner.
Autor: Roman Casado
palabra clave:
audio