La prevista reorganización de la Policía causa alboroto en la Coalición

Foto: Filip Jandourek, ČRo

El jefe del Departamento de la Lucha contra el Crimen Organizado, Robert Šlachta, se ha mostrado muy indignado por la prevista reorganización de la Policía, anunciada hace poco por el presidente policial. El proyecto es criticado también por el ministro de Justicia y el Fiscal Supremo.

Foto: Filip Jandourek, ČRo
La Policía checa tiene previsto centralizar la lucha contra el crimen organizado uniendo cinco departamentos: el de crimen organizado, terrorismo, cibercriminalidad, crimen económico y corrupción.

El objetivo es combatir con más eficacia el crimen organizado siguiendo el ejemplo de otros países europeos, indicó el jefe de la Policía, Tomáš Tuhý, quien rechazó que la reorganización pueda influir negativamente en la investigación de los casos en curso.

“En este momento no se realizarán cambios específicos que alteren de cualquier modo los procesos en curso, todo lo contrario”, subrayó.

Cuando la mano derecha no sabe lo que hace la izquierda

Sin embargo, el jefe del Departamento de la Lucha contra el Crimen Organizado, Robert Šlachta, se mostró muy indignado por el hecho de que nadie le hubiera informado sobre los cambios previstos.

Robert Šlachta, foto: ČT24
“Si se está preparando una central para la lucha contra el crimen organizado y yo soy jefe del Departamento para la Lucha contra el Crimen Organizado, ¿con quién debatirían el tema? Se trata de los márgenes de actuación, observaciones, comentarios, preguntas acerca de la estructura actual, ¿con quién consultarían todo aquello?”.

También el ministro de Justicia, Robert Pelikán, expresó dudas acerca de la reorganización de la Policía y no descartó la posibilidad de dimitir, si el proyecto es llevado a cabo.

Robert Pelikán, foto: Prokop Havel, ČRo
“El Fiscal Supremo se mostró muy preocupado en el sentido de que la prevista reorganización podría dificultar o hasta frenar la investigación de importantes casos de corrupción de crimen económico. Es inquietante, ya que la lucha contra la corrupción la consideramos como una de nuestras prioridades”.

El movimiento ANO, al que pertenece el ministro, pide la anulación del proyecto. Por su parte, el ministro del Interior, Milan Chovanec, insiste en llevarlo a cabo y acusa a sus adversarios de politizar el asunto.

En caso de ser aprobada, la reorganización de la Policía se pondría en marcha el 1 de julio y la nueva Central contra el Crimen Organizado comenzaría a funcionar en 2020.