La Pompeya más antigua del mundo

Foto: Chmee2, Creative Commons 3.0
0:00
/
0:00

Un yacimiento de 310 millones de años de antigüedad, cerca de la antigua mina de Ovcín, en las cercanías de la localidad de Radnice, en la comarca de Pilsen, sigue proporcionando nuevos testimonios sobre la flora de aquella época y enriquece la paleobotánica con nuevas especies de plantas.

Los paleontólogos están explorando en la comarca de Radnice desde hace cuatro años un área donde han hallado ramas y troncos enteros de plantas fósiles. Los restos se han conservado en cenizas volcánicas en un lugar donde las plantas prehistóricas crecían hace 310 millones de años.

Es, de hecho, la Pompeya más antigua del mundo. Los expertos tienen la posibilidad de estudiar cómo era una floresta prehistórica y pueden contar la historia de cada planta.

El yacimiento de Radnice es original a nivel mundial debido a la extraordinaria cantidad de especies encontradas. En el área han sido descritas 22 especies de plantas prehistóricas. Los investigadores han encontrado, por ejemplo, un helecho antes desconocido, que han denominado Sonapteries Pilsnensis según el nombre de la esposa de uno de los científicos del Museo de Bohemia Occidental.

Al explorar el yacimiento de plantas fósiles los paleobotánicos han recurrido a métodos utilizados por la arqueología, retirando sucesivas capas de tierra hasta una profundidad de siete metros. Los terrenos han sido cedidos por la familia de los nobles Sternberk cuyo antepasado Kaspar buscaba en las minas que poseía en la localidad de Radnice restos fósiles e improntas de la riquísima flora prehistórica. Kaspar Sternberk se convirtió en uno de los cofundadores de una nueva disciplina científica- la paleobotánica.

Foto: Chmee2, Creative Commons 3.0
El yacimiento situado cerca de la mina de Ovcín, en los alrededores de Radnice, atrae en la actualidad la atención de los científicos mundiales, Lo visitan especialistas de muchos países interesados en estudiar in situ las plantas fósiles y participar en las excavaciones. Los científicos checos prepararán en un plazo de dos años un modelo tridimensional del yacimiento.

Los especialistas han encontrado cerca de la antigua mina de Ovcín una libélula fósil de la Era Primaria, desconocida hasta ahora. Desde principios del próximo año podrán admirarla también los visitantes del Museo de Bohemia Occidental. La libélula, de 310 millones de años de antigüedad, representa, según los paleontólogos, un hallazgo de importancia mundial, ya que las improntas de los insectos se hallan muy raramente.

Cuando la libélula volaba sobre las orillas pantanosas de un río, en los alrededores crecía una floresta parecida a la selva amazónica. Sus exhuberantes plantas se convirtieron en un yacimiento de carbón de piedra cuya extracción comenzó en la comarca de Radnice en 1548. En la localidad de Vejvanov se extraía a principios del siglo XVIII la mayor cantidad de carbón en el país. La mina Ovcín fue cerrada hace veinte años.