La embajada de Costa Rica en Praga cierra a causa de la crisis

Según el "plan escudo" que el gobierno de Costa Rica ha puesto en marcha para superar la crisis económica, el Ministerio de Hacienda debe recortar en un 20% sus gastos y la embajda en República Checa se ha considerado un coste prescindible. Radio Praga conversó con William Calvo, encargado de negocios de la embajada costarricense en la República Checa, horas antes de su regreso a Costa Rica.

William Calvo, foto: Gonzalo Núñez
El año pasado Costa Rica ya perdió su representación en Polonia y de momento 2009 se ha saldado con el cierre de la embajada costarricense en Bolivia, Paraguay y los consulados de Puerto Rico y Chicago. Según William Calvo, encargado de negocios de la Embajda de Costa Rica en Praga, esta decisión responde a un cierto desconocimiento entre la población costarricense de la tarea diplomática y su importancia internacional.

"Lamentablemente existe cierta incomprensión entre la opinión pública sobre la función diplomática. Al generar productos tran abstractos, al no verse reflejados dentro de la sociedad costarricense tan directamente como los de otros ministerios u otras funciones gubernamentales, al representar tanto dinero para tan pocas personas o tan poco espacio, se cree que se debería cortar de forma más drástica el presupuesto".

Aun así los puentes tendidos entre Costa Rica y la Republica Checa han sido muchos y de naturaleza muy variada: se ha avanzado en términos de cooperación, política y sobretodo difusión cultural. Desde que se restableció la embajada costaricense en 2005, se han promocionado la cultura y el comercio de Costa Rica a través de conferencias, festivales y ciclos que han hecho de esta embajada una de las más activas de las representaciones latinoamericanas en la República Checa.

"Efectivamente, hemos sido particularmente activos en las áreas comercial y cultural principalmente. Siempre, obivamente, buscando unir la parte costarricense con la parte checa. Y me acabo de sorprender yo mismo al ver que en cuatro años hemos trabajado desde deporte, hasta poesía, seguido por diferentes fiestas temáticas cómo fiestas del día nacional o fiestas latinas que tienen que ver con la promoción de productos costaricenses".

William Calvo se muestra esperanzado en reabrir la embajada cuando la situación economica mejore, presumiblemente dentro de tres o cuatro años. No obstante, mientras eso no ocurra, se prevé crear una asociación de amigos de Costa Rica que retome esa tarea de divulgación cultural y recoja los frutos que, según Calvo, ha sembrado la embajada durante estos cuatro años.

"Mi intención desde hace alrededor de un año, es crear aquí una asociación de amigos de Costa Rica. Este trabajo es más ad honorem, más de cariño. Pero la idea es que esa asociación siga esa labor de promoción tan interesante y que se siga hablando de Costa Rica en la República Checa".

Ésta no es la primera vez que Costa Rica se queda sin embajada en la República Checa. A mediados de los 90 también se tuvo que sacrificar la tarea diplomática en este país a causa de la coyuntura economica.