La pintura como expresión sentimental de un momento

Luis Cerdas Jaubert, foto: Denisa Tomanová

Luis Cerdas Jaubert es uno de los pocos costarricenses que viven hoy en día en Praga. Pintor, performer y músico, ese multiartista electrizante llegó a la capital checa hace ocho años, y todavía no parece que haya llegado la hora de marcharse. Aunque sigue viajando a diferentes países y ciudades, como por ejemplo la isla de Chipre o Berlín, y respirando todo tipo de arte, parece enamorado de la ciudad de Praga que le ofrece toda la inspiración que necesita.

Luis Cerdas Jaubert, foto: Denisa Tomanová
El artista costarricense Luis Cerdas Jaubert nos recibió en su taller en los límites entre los barrios praguenses de Letná, Bubeneč y Dejvice, exuberantes de vegetación por contar con dos gran parques adyacentes, Letná y Stromovka. Al empezar, el artista originario de San José, confesó al micrófono de Radio Praga cómo es posible que un costarricense llegue hasta Praga para poder seguir haciendo lo que le ha gustado hacer desde siempre: pintar.

“Primero apliqué para estudiar, hacer una maestría, en la VŠUP, UMPRUM (la Escuela de Artes Aplicadas en Praga) donde estuve primero en el taller de Jiří David y Milan Salák para arte conceptual. Luego cambié a lo que es animación y gráfica para televisión en UMPRUM también. La decisión era entre estar en República checa y estar en Londres, y me decidí por la República Checa, para estar en un medio totalmente distinto a lo que estaba acostumbrado. Creo que más que todo, eso fue la decisión, y la tradición de ilustración y animación que tenía acá la República Checa. No sabía mucho antes, tampoco de Praga o de la República Checa”.

El taller de Luis Cerdas Jaubert, foto: Denisa Tomanová
A continuación nos explicó que es lo que le ha hecho quedarse en Praga, esta ciudad de la cual se definitivamente enamoró, y cuales eran sus primeras experiencias aquí.

“Primero, me tomó más tiempo sacar la maestría de lo que tenía pensado, y luego conseguí trabajo, conocí a mucha gente con la que me gustó trabajar, y con la que me gustó crearme. Y hasta el momento, la cosa camina bien, tengo exposiciones, contactos con gente de otros lados en Europa. Es cómo fácil estar acá y mi trabajo por el momento me lo permite. Pienso que es un buen lugar para estar. Es un lugar relativamente barato, cómodo y bonito, al cual ya me he acostumbrado estos años, y puedo seguir igual teniendo contacto con otra gente del mundo. Me parece que ha estado bien”.

Praga como fuente de inspiración

Luis Cerdas Jaubert reveló cuales son las cosas que pinta no solamente en su taller, sino también en vivo, en varias performances artísticas, que organiza.

Luis Cerdas Jaubert, foto: Denisa Tomanová
“Pinto cosas muy distintas y parecidas a la vez. Cuando tengo un tema y decido pintar para un tema, primero me enfoco en lo que sea de ese tema, y comienzo a trabajar con sketches, y con dibujos previos, y luego pinto en lienzo, cuando ya tengo una idea del resultado que quiero obtener. En cuanto a temas, son unas temáticas bastante grandes. Del otro lado, mis pinturas son totalmente involuntarias, expresionistas, un poco naíf también. Es como algo que está adentro que quiere sacar, y en realidad no tiene como una expresión conceptual, sino que es más una expresión sentimental de un momento. Es lo que hago cuando hago ‘action painting’, pintura en vivo con bandas, cuando pinto gran formato para galerías o exposiciones, es algo mucho más espontáneo, mucho más fuerte en cuanto a sentimientos y no en cuanto a temática. En realidad, lo disfruto bastante, prácticamente lo disfruto más que trabajar con temática. Pinto con mis manos, pinto con lo que tenga a mano, pinto con pistolas de agua, pinto con cualquier cosa que pueda rayar. Me parece como más cercano a los sentimientos de lo que uno quiere o no expresar. Cuando trabajo por mucho tiempo para un cuadro, al final no me gusta tanto, como cuando trabajo media hora, y nunca más lo toco”.

Luis Cerdas Jaubert, foto: Denisa Tomanová
Como a cada artista que pasa por la capital checa, la forma artística de crear de Luis Cerdas Jaubert ha sido igualmente influida por este entorno, que no se ve en América Latina.

“Sí claro, es una influencia. Los sentimientos que tengo ahora a los sentimientos que tenía hace siete años, son totalmente distintos. Han sido nuevos. Son cosas que pasan, es una evolución. Es tanto como vivir en Costa Rica, que la he tratado representar acá en la pintura, y tanto son las influencias que he tenido en estos ocho años por estar acá. Además de la gráfica también, la gráfica checa que es muy impresionante. Me atrae mucho”.

La heterogeneidad del arte gráfico checo

Pintura de Luis Cerdas Jaubert, foto: Denisa Tomanová
Luis Cerdas Jaubert no omite especificar que el arte gráfico checo se ve bastante rico y lleno de variedades, además con unos artistas que han sido precursores en el país hace unas décadas atrás. Y esto es precisamente lo que le atrae.

“Como la gráfica imprenta, el diseño gráfico hecho en los sesenta, como Ladislav Sutnar, estos artistas que hacían todos tipos de litografías, litografías de linóleos, grabados en madera. La forma, la manera del dibujo, la tipografía, el uso de tipografía checa también, es muy interesante. Es la manera cómo los checos combinaban la simpleza del dibujo y de la tipografía con los colores, me parece bastante interesante”.

Pintura de Luis Cerdas Jaubert, foto: Denisa Tomanová
Aparte de su pasión por la pintura, el costarricense se dedica igualmente a la técnica de la litografía, que le sirve también de base para hacer impresiones sobre todo tipo de ropa; otra afición con la cual trabaja y que le hace vivir. En este sentido, explicó lo duro que ha sido encontrar su camino de artista latinoamericano aquí en Praga.

“Ha ido bien, sí. Entré a Bellas Artes y ahí conocí a muchos artistas. Luego, entré a trabajar para Umělec, que estaba en el Karlín studio en ese momento, y conocí a varios pintores, que ya tenían bastante rato trabajando, como a Milan Salák o Vladimír Skrepl. Los fui conociendo en este momento a los chicos de Guma guar también, qué estaban como bastante activos. Son una generación más joven, pero muy políticos también. Y la escuela ha ido ayudando también durante todos estos años que estuve en la escuela. Siempre nos buscó galerías y lugares para exponer. Después de eso, me he movido por mi cuenta, he expuesto en varios países. Así que la gente en realidad me ha aceptado bien acá. La gente apoya. Me parece que es un lugar abierto para el arte”.

“Los Checos forman parte de mí ahora”

Ropa imprida de Luis Cerdas Jaubert, foto: Denisa Tomanová
Además de un ambiente underground bastante bueno, según Luis Cerdas hay muchas galerías que apoyan justamente a los artistas independientes como él a la hora de empezar, como por ejemplo el Karlín studio, el Divus, la Meet Factory, la Gambit galería o la Chemistry gallery. Al encontrar al mismo tiempo artistas checos que artistas de nacionalidades diferentes, una última pregunta inquirió sobre la percepción que tenía de los checos de manera general, y si desde estos ocho años ha cambiado algo en su manera de verlos o si le parecen iguales.

Ropa imprida de Luis Cerdas Jaubert, foto: Denisa Tomanová
“Sí claro, ha cambiado mucho. Al principio me parecían súper fríos y un poco robóticos. Pero con el tiempo, uno se va a conocer, y se da cuenta que son personas, seres humanos igual que cualquiera. También son un poco cariñosos, a pesar de lo que pensaba. Les da un poco de miedo hablarte cuando saben que eres de Latinoamérica, y tal vez algunos juzgan un poco antes de conocer. Pero pienso que esto pasa en todos lados. Y la verdad cambió mi punto de vista. Los Checos forman parte de mí ahora”.

palabra clave:
audio