‘La Dictadura contra la Esperanza’, la persecución de la Iglesia durante el comunismo

Foto: USTCR

Los sacerdotes, monjas, feligreses y la Iglesia en general fueron blanco de los comunistas desde su llegada al poder en Checoslovaquia en 1948 hasta su derrota en 1989. El régimen comunista creó una comisión especial para la persecución masiva de religiosos y rompió relaciones diplomáticas con la Santa Sede. La exposición ‘La Dictadura contra la Esperanza’ inaugurada en el Castillo de Praga rinde un homenaje a las víctimas del hostigamiento religioso.

Foto: USTCR
La Iglesia católica se convirtió en uno de los enemigos naturales del régimen comunista checoslovaco. Al lado de las razones ideológicas, los comunistas comprendieron que el poder de convocatoria de la Iglesia representaba un peligro para sus planes de imponer la llamada ‘dictadura del proletariado.

En el Castillo de Praga, sede presidencial, fue inaugurada una exposición de documentos históricos y fotografías denominada ‘La Dictadura contra la Esperanza’ que ofrece un claro testimonio de lo que representó la persecución comunista contra clérigos y feligreses, según indica Vladimíra Vaníčková, comisaria de la exhibición.

“El Comité Central del Partido Comunista de Checoslovaquia aprobó una serie de directrices para emprender una lucha abierta contra la Iglesia. Con tal motivo fue creada una comisión especial que dio luz verde a la persecución masiva de la Iglesia y de los creyentes”.

Vladimíra Vaníčková, foto: USTCR
Como resultado de la cruzada contra la Iglesia fueron cerrados conventos, monasterios y templos. Se persiguió, enjuició y encarceló a sacerdotes, monjas, obispos y creyentes.

Gracias a la aprobación de nuevas leyes el régimen dominó y controló el funcionamiento de todas las congregaciones existentes en el país. Un sector sucumbió a la presión ejercida, mientras que otros pasaron a lo que se conoció como la iglesia clandestina, subrayó Vladimíra Vaníčková.

Foto: USTCR
“La Conferencia Episcopal se enfrentó al régimen comunista. Uno de los primeros detenidos fue el cardenal Josef Beran, que debido a sus actividades anticomunistas fue sancionado durante 15 años”.

El actual arzobispo de Praga, cardenal Dominik Duka, trabajó durante el comunismo en una fábrica del sector automovilístico, mientras que el cardenal Miloslav Vlk trabajó durante años lavando ventanas.

La exposición ‘La Dictadura contra la Esperanza’ que permanecerá abierta hasta el próximo 28 de noviembre trata de ofrecer un claro testimonio de la embestida que propició el régimen comunista durante más de cuatro décadas contra la Iglesia católica y demás congregaciones religiosas.