Eurocomisario critica a la República Checa por el tabaquismo

r_2100x1400_radio_praha.png

La República Checa debería acelerar la introducción de la directiva de la UE contra el tabaquismo en su legislación. De no hacerlo, corre el peligro de ser sancionada por la Unión Europea.

Comisario europeo, Markos Kyprianu (Foto: CTK)
El control del tabaquismo fue uno de los temas principales del encuentro mantenido este lunes en Praga por el ministro de Salud checo, David Rath y el Comisario europeo de Sanidad y Protección del Consumidor, Markos Kyprianu. La Comisión Europea considera insuficiente la atención que la República Checa dedica a la lucha contra el tabaquismo. Kyprianu exhortó a Praga a una mayor protección a los no fumadores y a acelerar la introducción en la legislación checa de la directiva comunitaria de junio de 2001 relativa a la fabricación, presentación y venta de los productos del tabaco. En caso contrario, indicó Markos Kyprianu, la UE podría sancionar a Praga.

La RCh fue uno de los más de 190 países que firmaran la Directiva comunitaria sobre publicidad del tabaco que persigue proteger a la humanidad ante las consecuencias del tabaquismo. Debido a la negativa del Senado checo a ese documento, Praga hasta el presente no llegó a ratificarlo. El senador, Jaroslav Kubera, defiende la decisión de la Cámara Alta checa.

David Rath y Markos Kyprianu (Foto: CTK)
"La Unión Europea aboga por un lado por el control del tabaquismo, pero por el otro unos 40 mil millones de euros los destina anualmente al apoyo a los cultivos de tabaco y sólo 4 mil millones de euros se emplean en programas contra el tabaquismo. Consideramos que las normas checas que persiguen combatir el tabaquismo son mucho más severas que las leyes comunitarias y, por lo tanto, suficientes".

Esta opinión del senador Kubera es rechazada por el ministro de Salud, David Rath, quien insiste en la importancia de la ratificación del documento por parte de Praga. Rath admitió que el mayor obstáculo son las disputas en el escenario político checo, con miras a las próximas elecciones generales.

Según sondeos de opinión realizados recientemente por la agencia demoscópica STEM, el 67 por ciento de los checos apoya la limitación del consumo de cigarros en lugares públicos y la mitad de los checos aceptaría la prohibición de fumar en bares y restaurantes.