El Ministerio lanza una campaña alentando a las mujeres a exigir igualdad salarial

Foto: Marco Verch, Flickr, CC BY 2.0

Las mujeres checas ganan considerablemente menos que los hombres y la República Checa es uno de los países con mayor brecha salarial en la Unión Europea. El Ministerio de Trabajo ha lanzado una campaña llamando a las mujeres a que exigan un cambio en esta situación.

Foto ilustrativa: Mohamed Hassan, Pixabay / CC0

De acuerdo con un informe de la Comisión Europea, las mujeres checas ganan un 20.1% menos que los hombres. Esto coloca a la República Checa entre los estados con mayor brecha salarial, solo siendo superada por Alemania y Estonia. La media europea se sitúa en un 16%, según los datos de iDnes.cz.

En el primer trimestre de 2020, el salario medio mensual del país fue de 1265 euros para los hombres y 1065 para las mujeres.

Según los datos de la Oficina Checa de Estadística, la brecha salarial no se ha reducido en los últimos años, sino que se ha ido ampliando ligeramente.

El Ministerio Checo de Trabajo y Asuntos Sociales está abordando el problema con un proyecto llamado 22% Por Igualdad. Su objetivo es disminuir las diferencias entre géneros, en lo que respecta a los salarios, así como crear conciencia sobre el tema, dice iDnes.cz.

El proyecto incluye una Calculadora de Pagos, donde se pueden analizar los salarios y las diferencias entre mujeres y hombres respecto a la profesión, el lugar y la edad. También ofrece información legal básica que puede resultar útil sobre todo para las mujeres que vuelven a trabajar después de una baja de maternidad o paternidad.

Alžběta Honsová, foto: Archivo de Alžběta Honsová

Alžběta Honsová, gerente de mercadotecnia de los especialistas en recursos humanos Randstad, afirma que una de las principales causas de la desigualdad salarial se debe precisamente a esa baja de maternidad. Los salarios de los hombres aumentan considerablemente en los puestos más especializados y las mujeres que han interrumpido su carrera no suelen ser contratadas en estos empleos. Cuando vuelven al trabajo después de una baja de maternidad, las mujeres básicamente tienen que empezar de cero, dice Honsová.

Un estudio realizado por Randstad en 2018 demostró que la gran mayoría de los trabajos en la República Checa eran a tiempo completo. Sin embargo, la flexibilidad es muchas veces una de las condiciones que necesitan las mujeres con niños pequeños.

El grupo Business For Society también realizó una investigación en 2018 donde descubrió que efectivamente la incapacidad para encontrar un puesto flexible era la mayor barrera para quienes vuelven a trabajar después de la baja.

Foto: Miloslav Hamřík, Pixabay / CC0

Otra de las razones de la brecha salarial es la falta de mujeres en ciertas profesiones. Los puestos en Tecnologías de la Información tienden a estar bien pagados y hay pocas mujeres trabajando en esa rama, aunque el número ya va aumentando, afirma Honsová.

Además, la crisis del coronavirus y su impacto en la economía puede que empeore la situación. Un estudio del grupo de expertos IDEA en el CERGE-EI descubrió que los problemas económicos y sociales derivados de la crisis afectarán más a las mujeres que a los hombres.

Autor: Andrea Romero
palabra clave:
audio