El coronavirus se cobra la primera víctima política de alto nivel en Chequia

Adam Vojtěch, foto: ČTK / Vít Šimánek

El ministro de Salud Adam Vojtěch anunció este lunes en horas de la mañana que había entregado su dimisión al primer ministro Andrej Babiš. Argumentó que abandonaba su puesto para ceder mayor espacio en la lucha contra el coronavirus.

Conocido por su participación en un concurso de talentos al estilo de Operación Triunfo, Adam Vojtěch no era un desconocido entre los checos. Irrumpió en la política de la mano del primer ministro Andrej Babiš, quien lo puso al frente de la cartera de Salud, puesto que ocupó desde diciembre de 2017 hasta la manaňa de este lunes.

Adam Vojtěch y Andrej Babiš, foto: ČTK/Ondřej Deml

El primer ministro, Andrej Babiš, dijo a la agencia de noticias ČTK que el nuevo jefe de la cartera de Salud será el experto en epidemias  Roman Prymula, actual delegado del Gobierno para Ciencia e Investigación en Sanidad.

Babiš adelantó que el presidente de la República, Miloš Zeman, nombrará a Prymula ministro de Salud este lunes, para que pueda asumir el cargo a partir del martes.

Durante una comparecencia ante los medios de comunicación, Vojtěch sostuvo que no tenía de qué avergonzarse, que se iba con la frente en alto, y se hacía a un lado para que continúe la lucha contra el coronavirus.

Roman Prymula, foto: ČTK / Michal Krumphanzl

“Considero que dediqué lo máximo que pude al sector Salud. Me esforcé por desarrollar la sanidad en nuestro país, trabajé de todo corazón con la ayuda de mis compañeros en el Ministerio”.

Vojtěch subrayó que durante nueve meses luchó contra el coronavirus para proteger a la ciudadanía, y que con su equipo alcanzaron grandes logros durante la primera ola, razón por la que podía marcharse satisfecho con el trabajo realizado.

El jefe del Gobierno, Andrej Babiš, por medio de su cuenta Twitter dijo que Vojtěch enfrentó la primera ola de coronavirus de manea increíble, pero que comprendía que aquello fue demasiado para él, que le disgustó la política y el papel de los medios de comunicación, por lo que había decidido irse.

Andrej Babiš, foto: archivo de la Oficina del Gobierno Checo

Las tensiones políticas en torno al hoy exministro Vojtěch se notaban desde hace algún tiempo atrás. Algunos comentaristas sostienen que la gran señal del inicio del fin vino cuando contradijo en público a su jefe, Andrej Babis.

El jefe del Gobierno dijo a los medios de comunicación que el ministro de Salud anunciaría una declaración de estado de emergencia, debido al creciente número de contagios de coronavirus. Vojtěch indicó a la prensa que no tenía pensado presentar semejante propuesta y más bien anunció su dimisión.

Jan Hamáček, foto: Michaela Danelová, archiv ČRo

El viceprimer ministro y líder socialdemócrata, agrupación menor que integra el gobierno de coalición, Jan Hamáček, dijo a la Televisión Checa que desconocía la decisión de Vojtěch de abandonar el Gabinete de Ministros.

Zbyněk Stanjura, jefe de la bancada del opositor Partido Cívico Democrático, expresó a la Radio Checa que el nuevo líder de la cartera de Salud debería tener autoridad suficiente ante los especialistas y los políticos.

Zbyněk Stanjura

“El nuevo ministro debe tener la capacidad para defender sus decisiones ante los expertos como ante los políticos, la Cáma Baja y el Senado. Precisamente eso le faltó al exministro y la situación resultó ilegible y caótica”.

En defensa del exministro Vojtěch salió el experto Ratislav Maďar, en su momento uno de sus principales asesores que cayó en desgracia por razones políticas. De acuerdo con Maďar, el exministro siempre prestó atención a las recomendaciones de los especialistas, pero los políticos muchas veces no le hicieron caso.

La situación en torno al coronavirus sigue empeorando en la República Checa. Desde el inicio de la pandemia han fallecido 503 personas, se han contagiado cerca de 49 000 y casi 25 000 se han curado.