Cumbre Europea de las Regiones y Ciudades: cohesión y solidaridad frente a la crisis

Luc Van den Brande  (Foto: CTK)

Los asistentes a la Cumbre Europea de las Regiones y Ciudades acordaron una mayor solidaridad interregional y políticas orientadas a la creación de empleo como soluciones ante la crisis económica.

 Luc Van den Brande  (Foto: CTK)
Las administraciones regionales y municipales de la Unión Europea son el principal destino de los fondos de cohesión y, por tanto, son clave para atenuar los efectos de la crisis económica. Esa fue la principal conclusión de la primera jornada de la Cumbre de Praga, a la que acudieron unos 500 representantes regionales y locales.

Para el presidente del Comité de las Regiones, el belga Luc Van den Brande, en el contexto actual se vuelve mucho más necesario combatir el proteccionismo y establecer lazos de cooperación entre las regiones.

“Hay que hacer frente a la situación financiera sabiendo que la mayoría de las inversiones se realizan a escala local o regional. Así que tenemos que trabajar juntos para alcanzar la perspectiva correcta de creación de empleo y fomento de la innovación. Por supuesto también debemos tener en cuenta la política de cohesión. Esto significa que tenemos que reforzar la solidaridad si queremos ir a mejor”, explicó Van den Brande.

Oldřich Vlasák (Foto: CTK)
Los presentes coincidieron en que las regiones no deberían centrarse únicamente en asistir a los trabajadores desempleados, sino que deberían esforzarse también por crear nuevos puestos de trabajo.

En este sentido, Oldřich Vlasák, presidente de la Unión de Municipios de la República Checa, insistió en la necesidad de apoyar al pequeño empresario desde los ayuntamientos.

“Es necesario solicitar cuanto antes políticas que ayuden a las regiones a mantener los puestos de trabajo, que sigan apoyando la actividad de los empresarios y sobre todo de las pequeñas empresas”, afirmó Vlasák.

Durante el evento, el miembro del Comité de las Regiones Claudio Martini propuso la celebración de una cumbre extraordinaria dedicada a las consecuencias de la crisis a nivel regional. Según Martini, en el acto deberían participar también representantes de la Comisión Europea y del Consejo de Europa.