Con subvenciones europeas, habrá menos aguas contaminadas en la RCh

Distintos municipios y empresas de gestión están pidiendo subvenciones europeas para poder cumplir con la exigente normativa comunitaria referente a las aguas residuales urbanas, que empezará a regir en la República Checa dentro de dos años.

El 31 de diciembre de 2010 todas las ciudades y pueblos checos con más de dos mil habitantes tendrán que disponer de alcantarillados y depuradoras correspondientes al estándar europeo. Para reducir los gastos necesarios en la infraestructura de gestión del agua, que se reflejan en una subida del precio del vital elemento, pueden ahora pedir subvenciones del programa operativo para Medio Ambiente. El 40 por ciento de los más de 5 mil 200 millones de euros destinados al mismo será invertido en el sector del agua.

Sin embargo, hay que cumplir las condiciones estipuladas por la Comisión Europea que se refieren a los contratos existentes entre los municipios y las empresas privadas que gestionan los sistemas colectores y las estaciones depuradoras.

Jan Kříž, del Ministerio de Medio Ambiente, explicó que además del desarrollo sostenible y la transparencia de los proyectos, hay que asegurar que los contratos no beneficien de manera desequilibrada a las empresas privadas, como ocurre actualmente en muchos casos en el país.

Jan Kříž (Foto: CTK)
“En Eslovaquia pasa algo similar y la Comisión Europea ya tuvo que intervenir. Por el contrario, España, Portugal o Francia pueden servir de ejemplo de cómo reglamentar las relaciones entre el sector público y privado en materia de la gestión del agua”.

La mayoría de las 515 aglomeraciones urbanas checas con más de dos mil habitantes ya está cumpliendo la normativa europea, según precisa Petr Vorlíček, del Ministerio de Agricultura.

“De acuerdo a los datos disponibles del año 2006, en la República Checa se depura el 94,2 por ciento de las aguas residuales urbanas. Se trata de un volumen de 510 mil millones de litros”.

El último informe de la Oficina de Estadísticas indica que en territorio checo se encuentran 2 017 depuradoras de aguas residuales. Ello significa que una estación depuradora corresponde a 3 749 habitantes.