Chequia recuerda a Václav Havel el día en que cumpliría 80 años

Václav Havel, Archivo de ČRo

El ex presidente Václav Havel cumpliría este miércoles 80 aňos de edad. Con tal ocasión se han organizado actividades en todo el país para rendir homenaje a uno de los principales estadistas checos del siglo XX. Además de derrotar al comunismo de manera pacífica, con su política de defensa de los Derechos Humanos Havel otorgó identidad internacional a los checos.

Václav Havel, Archivo de ČRo
Declarado como el Aňo de Havel, el 2016 ha estado marcado por un sinnúmero de eventos para recordar al ex mandatario que este 5 de octubre celebraría su 80 cumpleaňos. A la efeméride se suma otra, y es que el próximo 18 de diciembre harán cinco años del deceso del antiguo disidente anticomunista.

Diferentes organizaciones cívicas han preparado acciones para este miércoles que culminan con el festival “Queridos Conciudadanos” en el que los asistentes disfrutarán de conciertos al aire libre, en los que se leerán fragmentos de los mejores discursos de Havel.

Un presidente inteligente

La traductora Anežka Charvátová, vinculada a proyectos literarios en los que se defiende la libertad de expresión y los Derechos Humanos, recordó con cierta nostalgia la época de la presidencia de Havel.

Anežka Charvátová, foto: Gonzalo Nunez
“Bueno yo creo que para todos los que teníamos un poco más de 20 aňos en aquella época fue un deslumbramiento, algo genial, porque después de una serie de políticos que ni siquiera sabían hablar, escribir menos, por fin llegó a ser nuestro presidente un hombre inteligente”.

La llegada de Havel a la silla presidencial checoslovaca primero en 1990, y después checa, en 1993, significó para Charvátová y sus coetáneos un cambio enorme de cara a la política y sus representantes.

“Fue alguien al que se le podía creer todo lo que decía. Yo creo que para mí eso fue lo más importante, porque antes yo tenía vergüenza ajena por todos los que representaban a mi país, ni siquiera podía identificarme con mi país, porque eso fue algo que no tenía nada que ver conmigo, con mis amigos, con mi familia”.

Trató de seguir siendo el vecino de siempre

De aspecto tímido y sencillo, Havel ascendió al mundo de la gran política, sin hacer política, como solía acentuar. Y para la traductora Anežka Charvátová eso fue de mucha valía, porque gracias a su sencillez, pero a la profundidad de sus ideas humanistas, demostró que en la política pueden funcionar personas defensoras de valores éticos y morales, y que no se alejan de sus conciudadanos.

Václav Havel con los Rolling Stones, photo: ČT24
“Eso fue uno de sus rasgos que me gustaron mucho. Esa cosa poco oficial que tenía él. Su capacidad de juntarse con gente normal. Claro que mucha gente le critica cosas que hizo, por ser digamos bastante ingenuo, pero eso era parte de su encanto, yo creo. Y por ejemplo eso de juntarse con los Rolling Stones, para mi generación fue algo absolutamente genial”.

El compromiso de Václav Havel con el respeto de los Derechos Humanos fue bandera de lucha a lo largo de toda su vida.

Amigo de los demócratas cubanos

Levantó su voz a favor de los injustamente perseguidos en diferentes países del mundo y Cuba no fue la excepción. Su mensaje vuelve a ser válido en la actualidad.

“Tengo la sensación de que nuestra obligación no es expresar únicamente nuestra solidaridad con las personas que defienden la libertad en Cuba. Partiendo de la experiencia poscomunista, nuestra obligación es aconsejar a nuestros amigos cubanos y alertarles para que no cometan los errores que nosotros no pudimos evitar”.

La céntrica Plaza Venceslao, uno de los escenarios de la Revolución de Terciopelo de 1989 fue escogida para recordar este 5 de octubre al conciudadano Václav Havel, a su vez tendrá lugar un concierto de gala en la Sala Rudolfinum, mientras que en los teatros de muchas ciudades han puesto en cartelera obras de Havel.

Otra de las actividades programadas tendrá lugar el 15 de octubre, se espera un mega concierto, con varias bandas, a la vez que 80 personalidades checas recordarán al político, que sin hacer política, se convirtió en un símbolo mundial de la lucha por el respeto de los Derechos Humanos.