Chequia facilitará la expedición de visas de trabajo para los ucranianos

Foto: ČT

Los trabajadores de Ucrania pueden ser la salvación para la industria y las pequeñas y medianas empresas checas. Ante la falta de mano de obra, el Ministerio de RR.EE. checo ha puesto en marcha un programa para acelerar la expedición de visados laborales para los ucranianos que deseen trabajar en Chequia.

Lubomír Zaorálek, foto: Filip Jandourek, ČRo
El sector empresarial checo ha puesto el grito en el cielo. La falta de empleados le genera más de una complicación, a tal punto que se ha visto obligado a reducir la producción.

Debido a las dificultades surgidas, los empresarios han recurrido al Ministerio de RR.EE. en busca de ayuda, según confirmó Lubomír Zaorálek, ministro de dicha cartera.

“Topamos con una gran presión por parte del sector empresarial a nivel de toda la República Checa. Los empresarios se quejan de que sus programas de producción colapsan debido a la falta de mano de obra”.

La falta de empleados mantiene arrinconada a la industria checa. Un estudio de la Asociación para las Exportaciones reporta que el sector necesita como mínimo de unos 70.000 obreros.

El presidente de la Asociación de la Pequeña y Mediana Empresa, Karel Havlíček, advierte que la situación es aún peor.

Foto: ČT
“No se trata únicamente de 70.000 puestos de trabajo en el área de las exportaciones. Hoy tenemos libres unos 120.000 puestos de trabajo, nos faltan personas en todos los sectores, egresados universitarios, técnicos cualificados y hasta operarios”.

Con el fin de aliviar la situación y hacer más fluida la llegada de ucranianos a Chequia, el Ministerio de RR.EE. anunció que reforzará con cinco funcionarios la misión diplomática en la ciudad de Leópolis.

De acuerdo con Hlavíček, la medida está lejos de ser la solución esperada, pero representa un paso positivo que hay que saludar.

Karel Havlíček, foto: Filip Jandourek, ČRo
La falta de empleados, según Havlíček, responde a un problema que afecta a las diferentes regiones del país. Poniendo por ejemplo un desempleo del 4%, resulta que el 2% de las personas de determinada región no califican para los puestos vacantes y el restante 2% no está dispuesto a recorrer más de 20 km hasta su puesto de trabajo.

Los trabajadores ucranianos, rusos y bielorrusos han demostrado que disponen del nivel exigido por las grandes empresas del sector industrial, a la vez que pueden ocupar puestos en las pequeñas y medianas empresas, por lo que en este momento se presentan como una solución aceptable.