Chequia, entre la sequía y la humedad

Foto: ČTK/Šálek Václav

A pesar de la sequía que varios años seguidos aqueja a Chequia y al resto de Europa, el continente registra un periodo de humedad en los últimos 90 años.

Foto: ČTK/Šálek Václav

Los científicos de la Universidad Checa de Agronomía, en Praga, centraron su atención en los cambios del clima en Europa a lo largo de los siglos. En colaboración con colegas de otros países europeos elaboraron un estudio, según el cual los pasados 90 años fueron los más húmedos en Europa del último milenio. Esto a pesar de los periodos de sequía que sobre todo en los últimos años aquejan a los agricultores checos y a sus colegas de otros países del continente.

Foto: archivo de Radio Praga
Los especialistas afirman que esto se debe a que se va formando una diferencia cada vez mayor entre el sur de Europa, donde registran una gran sequía, y los países del norte, en los que hay cada vez más humedad. De acuerdo con Martin Hanel, de la Universidad Checa de Agronomía, se calcula que estos cambios no afectarán a la República Checa.

”La República Checa se encuentra situada en el límite de esas dos zonas, o sea de la seca y la húmeda. A raíz de ello, la situación con el agua en este país no debería cambiar. O sea, las fuentes de agua no deberían disminuir en mayor medida en el futuro. El problema radica en una mayor redistribución entre la sequía y la humedad desde el punto de vista del tiempo. Debemos contar con periodos más prolongados de sequía a finales de verano y en otoño, y en la temporada invernal habrá exceso de agua”.

Foto: Magdalena Kašubová
En el estudio de los cambios relativos a las fuentes y la abundancia del agua, así como del clima en Europa, los científicos aprovecharon los análisis de los anillos anuales de los árboles, y de los sedimentos del suelo en varios lugares. Junto con ello se sirvieron de aparatos científicos y de Internet, según sostuvo Martin Hanel.

”Disponemos por ejemplo de una aplicación web que nos facilita trabajar con nuestros análisis. O sea, utilizamos una cadena de fechas en la que añadimos los datos reunidos. Ésta comienza alrededor del año 1000 y sigue hasta el presente”.

La mencionada cadena revela los cambios en lo referente a las cantidades de agua accesible al hombre en Europa a lo largo del último milenio. Así también, los científicos de la Universidad Checa de Agronomía analizaron la eventual influencia del paulatino aumento de las temperaturas en el Viejo Continente y los cambios en la selva amazónica, así como el nivel de las fuentes de agua en la Tierra en general. Los resultados del estudio fueron publicados en la revista científica Nature Communications.

Autores: Ivana Vonderková , Ondřej Ševčík
audio