A pesar del Covid-19, cada vez se conceden más hipotecas a los checos

Foto: annca, Pixabay

Pese al impacto económico de la crisis del coronavirus, un número récord de préstamos hipotecarios ha sido alcanzado en Chequia. Durante los nueve primeros meses de este año, un valor de más de 6300 millones de euros en hipotecas ya ha sido concedido por los bancos checos.

Jakub Seidler, foto: archivo Jakub Seidler

Según el diario Hospodářské noviny, el crecimiento del mercado de hipotecas checo se explica mayormente por la presencia de tipos de interés hipotecarios bajos, los cuales han ido cayendo durante seis meses seguidos. De momento, en septiembre de 2020, han alcanzado un 2,07%, su tasa más baja desde septiembre de 2017.

Jakub Seidler, uno de los principales economistas del banco ING, explica las consecuencias de esta bajada.

“El aumento del número de préstamos hipotecarios este año es sorprendentemente fuerte. En términos del volumen total de las hipotecas, seguramente va a superar los récords de 2016 y de 2017.”

Según Vladimír Staňura, el principal analista de la Asociación de la Banca Checa, un factor está detrás del creciente volumen de los tipos hipotecarios. Se trata del continuo aumento del valor de los bienes inmuebles, esto es, de las propiedades.

Vladimír Staňura, foto: Archivo de AČSS

De hecho, a partir del primer trimestre de este año, el tipo hipotecario medio volvió a subir ligeramente. Luego, en septiembre, la tasa hipotecaria media superó los cien mil euros por segundo mes consecutivo, lo que representa un aumento de casi un 20% respecto al año anterior.

Según los analistas, varios elementos explican este interés checo en la propiedad inmobiliaria que ocurre durante la pandemia. En primer lugar, muchos checos estiman invertir en lo inmobiliario menos arriesgado que en el mercado bursátil.

Otra razón es que los checos también quieren asegurarse financieramente frente a su vejez, ya que existe una desconfianza generalizada en el sistema de jubilación del país, según Hospodářské noviny.

Pavel Riegger, jefe de consultoría, estrategia y transacciones en Europa Central de Ernst & Young, dijo al diario que el interés en ser propietario de una casa también se ve alimentado por el aumento de los alquileres. Una parte creciente de los checos también está interesada en comprar apartamentos como inversión.

Sin embargo, el precio del dinero en el mercado financiero está subiendo gradualmente, y las posibilidades de obtener hipotecas más baratas se están cerrando. Además, los bancos no están seguros del fin de la moratoria de pago, lo que puede significar un aumento del número de clientes que no podrán pagar las hipotecas.

No obstante, es poco probable que las tasas caigan bruscamente en otoño, según el análisis del mercado realizado por Fincentrum Hypoindex. La competencia puede obligar a algunos bancos a reducir parcialmente las tasas de las hipotecas.

Autores: Carla Galas Alonso , Ruth Fraňková
palabra clave:
audio