Veteranos checos recuerdan el desembarco de los aliados en Normandía

Le Jour J : Le 6 juin 1944 (Photo : CTK)

Unos cuatro mil quinientos militares checoslovacos integraron la brigada blindada que participó en el desembarco de los aliados en Normandía, una de las operaciones clave de la Segunda Guerra Mundial. Pasados 60 años, los veteranos de guerra checos se unen a otros miles de ex combatientes en Normandía para recordar los acontecimientos que significaron un importante viraje en la lucha contra la Alemania nazi.

El 'Día D', el 6 de junio de 1944, Normandía (Foto: CTK)
El "Día D", el 6 de junio de 1944 desembarcaron en las playas de Normandía, en el norte de Francia, las unidades aliadas, abriendo el frente occidental de la Segunda Guerra Mundial. En el desembarco participaron más de 132 000 soldados de infantería, unos 197 000 integrantes de la marina de guerra y más de 23 000 paracaidistas. Las fuerzas aliadas tenían a disposición 1213 buques de guerra y 864 barcos, más de cuatro mil lanchas de desembarque, unos catorce mil aviones y veinte mil carros de combate, entre tanques y carros blindados.

El éxito del desembarco podía asegurarlo sólo un ataque por sorpresa perpetrado simultáneamente en varios lugares, ya que el mariscal alemán, Erwin Rommel, mandó fortalecer la defensa en las costeras de Normandía para impedir el acceso desde el mar. Los combates en las playas del Norte de Francia fueron de los más duros de la Segunda Guerra Mundial. Durante el primer día del desembarco resultaron muertos o fueron heridos más de 10 000 soldados de las fuerzas aliadas.

El 'Día D', el 6 de junio de 1944, Normandía (Foto: CTK)
En la segunda ola del desembarco participó una brigada blindada checoslovaca, integrada por más de 4500 soldados. Josef Hercz, veterano de guerra checo, actualmente de 87 años de edad, recuerda que la brigada checoslovaca quería participar en la primera ola del desembarco, el 6 de junio de 1944, pero que el alto mando de las fuerzas aliadas lo impidió. Desembarcaron recién en agosto del 44, siendo enviados a Dunkerque. Los historiadores sostienen que el alto mando decidió así, en vista de que en la primera ola del desembarco se preveía un alto número de pérdidas. Debido al pequeño tamaño de la brigada blindada checoslovaca y a que no disponía de efectivos de reserva, se temía que mayores pérdidas la dejaran fuera de combate.

Los preparativos para los festejos del 60 aniversario del desembarco de las tropas aliadas en Normandía están en plena ebullición. Asistirá a los mismos una delegación de la República Checa, encabezada por el presidente, Václav Klaus. Además de representantes oficiales, integrarán la delegación unos ochenta veteranos checos de la Segunda Guerra Mundial, participantes del desembarco en Normandía. El Ministerio de Defensa checo puso a disposición dos aviones para su traslado a Francia.