Uno de los más conocidos bandoleros checos vivió en la región de Slavonice

r_2100x1400_radio_praha.png

La ciudad de Slavonice, situada en las fronteras con Austria, al sudeste de la República Checa, figura entre las más hermosas joyas arquitectónicas del país. La alcaldía de Slavonice ha solicitado que el casco histórico, con casas únicas de estilo renacentista, sea inscrito en la Lista del Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO. Les contaremos la historia de la ciudad y mencionaremos las aventuras de uno de los más conocidos bandoleros checos que, hace dos siglos, vivió en los profundos bosques adyacentes, atormentando durante mucho tiempo a los vecinos de esa región.

Ciudad de Slavonice
La ciudad de Slavonice, en la actualidad con unos 2700 habitantes, ha pasado por una agitada historia, las primeras alusiones escritas sobre ese lugar datan del año 1260, cuando colonos eslavos y germanos se radicaron en esa localidad. En aquél entonces surgió debajo de la urbe un sistema de desagüe subterráneo que sirvió a la vez como un sistema de defensa de la población.

La ciudad vivió su auge en el siglo XVI, cuando fue fundado un centro de correos en Slavonice y la urbe se halló en la senda principal de la Monarquía Autro-Húngara que unía Praga y Viena.

En aquellos tiempos empezó a florecer la industria de la construcción y destacados arquitectos renacentistas llegaron a la ciudad, proyectando ahí espléndidas casas adornadas con esgrafiados.

No obstante, así como en muchas otras ciudades checas, durante la Guerra de los 30 Años en el siglo XVII, la urbe fue devastada y jamás volvió a recuperar su gloria anterior. La peste en el siglo XVII y un enorme incendio en el siglo posterior consumaron la ruina...

Slavonice casi desapareció de los mapas, los hermosos esgrafiados fueron blanqueados... Tan sólo unos 300 años más tarde, en el siglo XX, los dibujos fueron restaurados y en 1961 la ciudad fue declarada reserva cultural de la República Checa, indicó Jana Vinsová del Centro Informativo Regional.

"En las casas hay escenas del Antiguo y Nuevo Testamento de la Biblia, pero también escenas de la vida común. Me parece que los maestros renacentistas después estuvieron un poco cansados, así que en una casa se puede ver, entre otras cosas, a una cerda que amamanta a sus lechones, lo que es verdaderamente algo muy naturalista".

En algunas casas hay salas espaciosas, ya que en Slavonice vivía una burguesía muy orgullosa y rica.

"En una de las casas hay, por ejemplo, una sala de 60 metros cuadrados con frescos fantásticos pintados a lo largo de las paredes. En la casa de Fabrizio Giordano hay escenas de la Apocalipsis de la Biblia. El dueño de ese hogar provenía de Florencia, es decir, de la cuna del renacimiento, y posteriormente se casó en Bohemia", mencionó Jana Vinsová.

Los turistas hoy día pueden admirar en Slavonice varios monumentos, las casas con esgrafiados, la iglesia de la Asunción de la Virgen María y una torre, dominante de la ciudad, por otro lado, pueden bajar al subterráneo y visitar el sistema de evacuación, situado debajo de los edificios. No obstante, esa excursión no se recomienda a personas que sufren claustrofobia, advirtió Jana Vinsová del Centro Informativo Regional.

"Cada uno obtiene un chubasquero, botas altas y puede pasear por el subterráneo. Pero primero tiene que pasar por un patrón. En caso de que su fisionomía supere el tamaño del patrón, no puede bajar al subterráneo, porque podría quedarse ahí atascado".

Una numerosa comunidad judía se estableció a finales del siglo XIX en Slavonice, convirtiéndose en el principal propulsor de la industria textil de toda la región.

La mayoría de la población de Slavonice era de origen alemán. En 1918, cuando fue fundada Checoslovaquia, los alemanes incluso intentaron adherir por fuerza la ciudad a la vecina Austria, pero en vano.

Ciudad de Slavonice
No obstante, los alemanes lo lograron unos 20 años más tarde. A principios de octubre de 1938, la ciudad fue sometida bajo la administración nazi, siendo anexada forzosamente a Austria. Los vecinos checos se vieron obligados a abandonar la ciudad. Terminada la Segunda Guerra Mundial, los habitantes alemanes fueron expulsados y los checos repoblaron la urbe.

Tras el golpe de estado comunista, en 1948, un alambrado espinoso fue alzado a lo largo de la frontera con Europa Occidental. La ciudad se encontraba precisamente en la zona fronteriza del Telón de Hierro y durante unos 40 años estuvo aislada y vigilada rigurosamente. "Naturalmente, desde aquél entonces, la situación ha cambiado totalmente". Así dice el fotógrafo Prokop Paul, que ha exhibido fotografías de Slavonice en varias exposiciones de todo el mundo.

"Mi padre realizó aquí una documentación sobre la protección de los monumentos para la Expo 58. Guardias fronterizos con ametralladoras nos vigilaron aquí ese año, hoy día al fotografiar en Slavonice puedo hacer lo que me dé la gana".

Ciudad de Slavonice
En las postrimerías del siglo XVIII, el temido bandido Johan Georg Grasel vivió en los bosques de la región de Slavonice, atemorizando a los vecinos. Su apellido Grasel se convirtió incluso en el idioma checo en sinónimo de criminal y mala persona.

Según fuentes históricas, el bandolero cometió con su banda más de 200 crímenes y los vecinos de Slavonice le tenían mucho miedo, afirmó Jana Vinsová del Centro Informativo Regional.

"Por ejemplo: Grasel se encontró con una vieja cerca de la ciudad. Ella no le reconoció y se quejaba del bandido, sin saber que estaba hablando con el mismo Grasel. La vieja fue al mercado y el bandido le pidió que le comprara ahí clavitos. Cuando la vieja se los trajo, el bandolero los colocó a un tronco e hizo sentar a la vieja en los clavitos, amenazándole: 'Para que la próxima vez sepas quien es Grasel'".

Tanto los gendarmes checos como los austríacos trataron de detener a Grasel y encarcelarle. No obstante, el bandido aprovechó sus conocimientos de los profundos bosques adyacentes y logró escaparse de la justicia. Según dice una leyenda, al final Grasel fue detenido, tras ser denunciado por un vecino de Slavonice, que obtuvo a cambio como recompensa una taberna.

El famoso bandido fue ejecutado junto con sus compañeros en Viena en 1818.

10
48.998913100000
15.349724200000
default
48.998913100000
15.349724200000