Una “maleta de recuerdos” para bebés abandonados

Foto: Facebook oficial de la fundación La Vida Loca

Una huella de la mano, fotografías o las primeras zapatillas son algunos de los objetos que forman parte de la “maleta de recuerdos”, con la que cuatro hospitales checos obsequian a los niños que no tienen la suerte de criarse con sus padres biológicos.

Foto: Facebook oficial de la fundación La Vida Loca
En la República Checa nacen anualmente más de 600 niños que por diferentes motivos no pueden vivir con sus padres.

Para que los primeros momentos de su llegada a este mundo, que generalmente guardan los padres, no sean olvidados, la fundación La Vida Loca lanzó el proyecto 'La Vida en una Maleta' ('Život v kufříku').

La autora de la idea, Michaela Chmelařová, enfermera del Hospital de Vinohrady, en Praga, explica más detalles sobre el proyecto.

“Durante los últimos años nacían en nuestro hospital cada vez más bebés que, por diferentes causas, no pudimos entregar a sus padres biológicos. Nos daban mucha pena, así que decidimos conservar varios recuerdos del comiezo de su infancia”.

“Los datos sobre el nacimiento son clave para una identidad sana”

Uno de los objetos fundamentales de la maleta es una libreta con los datos acerca del nacimiento, como el peso y la altura de los bebés, y otras informaciones y objetos personales, explica la enfermera.

Michaela Chmelařová, foto: Facebook oficial de la fundación La Vida Loca
“Mientras el bebé está en el hospital, le inventamos un apodo. También le hacemos unas fotografías con la enfermera que estaba con él durante el parto, le componemos un poema y todas las enfermeras junto al médico agregamos nuestras firmas. Añadimos también huellas de los pies y de las manos del bebé. Tratamos que todos los datos sean a lo sumo personales”.

Entre otros objetos, la maleta incluye también un conjunto de zapatillas, gorras y otras prendas donadas por diferentes ONGs. No falta un ejemplar del periódico publicado el día del nacimiento, ni el primer juguete y un biberón.

El personal de enfermería coincide en que la información sobre el nacimiento de una persona es fundamental para la constitución de su identidad personal sana, así como para “su exitosa búsqueda del lugar en este mundo”.

En el proyecto participan actualmente cuatro hospitales checos, situados en Praga, Olomouc y Ostrava.

La fundación La Vida Loca se plantea extender a lo largo de los próximos dos años el proyecto a más de 60 casas de maternidad checas, ya que hoy día se quedan sin información sobre los primeros momentos de su vida más de 400 niños.

En otoño tendrá lugar una conferencia, donde los empleados de los hospitales participantes podrán intercambiar sus experiencias.