Un libro checo para aprender a leer y escribir, segundo mejor manual de Europa

Foto: ČT

El conjunto formado por los manuales ‘Empezamos a leer y escribir’ (‘Začínáme číst a psát’) y ‘Ya leemos y escribimos solos’ (‘Už čteme a píšeme sami’) se ha llevado la medalla de plata al mejor libro de texto europeo en la Feria del Libro de Fráncfort del Meno. Sus autores son el equipo de pedagogos de una pequeña escuela básica situada en Řeznovice, Moravia del Sur.

Foto: ČT
El equipo de profesores de lengua checa de la escuela básica de Řeznovice, un pequeño pueblo cerca de Brno, puede presumir de estar a la vanguardia en cuanto a técnicas de alfabetización. Sus manuales ‘Empezamos a leer y escribir’ y ‘Ya leemos y escribimos solos’ han vuelto de la Feria del Libro de Fráncfort del Meno con la medalla de plata al segundo mejor manual infantil de Europa.

El jurado, formado por pedagogos de diversas universidades e instituciones culturales del continente, ha valorado especialmente lo avanzado de su metodología, que hace de aprender a leer y escribir algo más natural y asimilable. La magia de los manuales descansa en dos pilares, como explica una de las autoras del proyecto, Martina Grycová.

“El método se basa en que al niño se le da primero un tipo de letra y se le deja familiarizarse con él antes de presentarle el siguiente. Se comienza con las mayúsculas de imprenta y se continúa con las minúsculas de imprenta. El paso es rápido porque son muy parecidas entre sí. Al siguiente semestre se introduce la caligrafía a mano. La segunda gran novedad es que se comienza a leer y escribir a partir de cosas muy concretas, los niños saben qué significan. Se trata de palabras que se pueden representar en un dibujo, que se pueden tocar, como por ejemplo animales”.

Martina Grycová, foto: ČT
De la misma forma se apuesta por el entretenimiento y los contenidos significativos, y se evita por tanto el aprendizaje por repetición y sin sentido para el niño, como se evidencia en el hecho de que en el programa se omitan las sílabas, como continúa Grycová.

“Es algo distinto que enseñar a leer sílabas, porque las sílabas no son sobre nada en concreto, solo sirven para practicar la lectura de forma técnica. En nuestro manual se pasa de las letras a las palabras completas. Primero palabras de tres letras. Después, a partir de la memoria, de dibujos o de juegos el niño trata de decir qué significa”.

La apuesta por la concreción, por representar el mundo del niño, se refleja también por ejemplo en los textos presentes en los materiales más avanzados. En lugar de hablar de cuentos de hadas o de historias ajenas a la experiencia directa de los escolares, se habla de niños que acuden a clase y que se dedican a las mismas actividades y juegos que los jóvenes lectores.

El éxito checo en Fráncfort confirma la buena salud de la literatura pedagógica checa. En la Feria del Libro de 2011 consiguió la medalla de oro un manual de Conocimiento del Medio para el segundo curso de la educación básica y en 2008 obtuvo el mismo galardón un libro de química para octavo curso.