Termina visita de Václav Klaus a Moscú

Václav Klaus y Vladimir Putin (Foto: CTK)

Mientras que el presidente checo, Václav Klaus, se esforzó sin éxito por convencer a su homólogo ruso, Vladimir Putin, de que la eventual ubicación de radares estadounidenses en la República Checa no amenaza los intereses de su país, empresarios checos que viajaron a Rusia con el mandatario firmaron contractos por millones de euros con su contraparte rusa.

Václav Klaus y Vladimir Putin (Foto: CTK)
Vladimir Putin rechazó todos los argumentos de Václav Klaus con respeto a la instalación de una estación de radares estadounidenses destacando que esta es más peligrosa para su país que los mismos cohetes, ya que tiene la capacidad de controlar el territorio ruso hasta los Urales. Según expresó Klaus en conferencia de prensa, no le sorprende tanto el desacuerdo de Putin.

"Es lógico que los intereses de la República Federal de Rusia no sean idénticos con los nuestros y por menos con los de EE.UU. Por esta razón el conflicto. Sin embargo, el objetivo más importante es no permitir aumentar el conflicto y mantener las buenas relaciones con Rusia".

Junto con Václav Klaus llegó a Rusia más de un centenar de empresarios checos para la firma de varios contratos comerciales. No obstante, el volumen de los negocios acortados con las empresas rusas superó todas las expectativas. Sólo la empresa "Alta" de la ciudad de Brno, consiguió un encargo para reconstruir las fábricas metalúrgicas en la zona de las Urales en un total de un millón de euros. "Creo que se establecieron proyectos muy interesantes durante nuestra visita, los cuales se desarrollarán aún más en el fututo", expresó Václav Klaus.

Según indican los comentaristas, el conflicto entre la República Checa y Rusia provocado por la intención de ubicar radares en territorio checo no perjudicará las buenas relaciones entre ambos países, ni tampoco su cooperación económica.