Presidento ruso reconoce responsabilidad moral por agosto del 68

Prezidenti ČR a Ruska Václav Klaus a Vladimir Putin (vlevo), foto: ČTK

El presidente ruso, Vladimir Putin, reconoció en Praga la responsabilidad moral de Rusia por la invasión soviética a Checoslovaquia en agosto de 1968. Durante su visita oficial a la República Checa, el mandatario ruso puso énfasis en la mejora de las relaciones mutuas y el desarrollo de la cooperación económica entre ambos países.

Presidente ruso, Vladimir Putin (a la izquierda) y su homólogo checo, Václav Klaus (Foto: CTK)
En el Castillo de Praga sonó este miércoles, por primera vez desde el año 1989, el mismo himno que antes daba la bienvenida a las delegaciones de la Unión Soviética. El presidente Vladimir Putin ha sido el primer líder del Kremlin que tras trece años visita la República Checa. El mandatario ruso inició su visita de dos días con una reunión con su homólogo checo, Václav Klaus, quien sorprendió a Putin al ofrecerle, a pesar del protocolo, mantener las negociaciones oficiales en ruso. Klaus saludó las palabras de Putin con respecto al año 1968, mientras que los presidentes coincidieron en que el pasado no debe abrumar las relaciones mutuas en el futuro.

"Al hablar de los acontecimientos trágicos del pasado, nos preocupa que ciertas fuerzas políticas puedan aprovecharlos para crear ánimos antirrusos. Aunque no se puede hablar de responsabilidad jurídica, hay aquí indudablemente una responsabilidad moral, y no puede ser menos", expresó el presidente ruso.

Putin agradeció a la República Checa la devolución de la pintura "Cabeza del campesino" de Ivan Kramski, que durante la Segunda Guerra Mundial fue robada a la Unión Soviética por los alemanes.

Uno de los temas centrales de las deliberaciones fue el suministro ruso de gas y petróleo. Putin señaló que Rusia está dispuesta a prolongar con la República Checa los contratos válidos por el momento hasta el año 2013, prometiendo indirectamente que no se repetirá la reciente crisis provocada por las controversias con Ucrania.

Vladimir Putin (a la derecha) y Václav Klaus (Foto: CTK)
El presidente ruso destacó asimismo la necesidad de profundizar el intercambio comercial con la República Checa. Las inversiones rusas en la República Checa representan en la actualidad más de 500 millones de dólares, y las inversiones checas en Rusia alcanzan los 70 millones de dólares. En el futuro empresas checas participarán además en proyectos energéticos, en la reconstrucción del metro de San Petersburgo, la renovación del parque de tranvías de Volgogrado y la fabricación de trolebuses.

El presidente checo, Václav Klaus, apuntó en la rueda de prensa que tampoco se omitió el problema de Chechenia, cuestión que preocupa a ambos mandatarios.

"Creo que solucionar este problema es un asunto de interés para Vladimir Putin y la Federación Rusa. Conversamos sobre la situación en el pasado y en la actualidad. Comparto su opinión de que no existe una solución trivial de la situación en Chechenia y en las regiones norcaucasianas vecinas, pero confío en que ya se acerca", indicó Klaus.

Este jueves el presidente ruso, Vladimir Putin, se entrevistó con el primer ministro checo, Jirí Paroubek, y con los presidentes de ambas Cámaras del Parlamento. A mediodía regresó a Moscú.