Rusia amenaza debido a las bases estadounidenses en Europa Central

Vladimir Putin y Vaclav Klaus (Foto: CTK)

El presidente ruso, Vladimir Putin, responde a los planes de EE.UU. de instalar su sistema de defensa antimisil en la República Checa y Polonia con un ultimátum. En su mensaje sobre el estado de la nación el mandatario ruso propuso una moratoria sobre el cumplimiento del Tratado de Fuerzas Armadas Convencionales en Europa hasta que el documento sea ratificado por todos los miembros de la OTAN.

Vladimir Putin y Vaclav Klaus (Foto: CTK)
La Alianza Noratlántica no logra convencer a Moscú que la construcción del escudo antimisil estadounidense en Polonia y la República Checa no significará una amenaza para Rusia. "Moscú quiere escuchar algo más que estas afirmaciones", indicó el ministro de RR.EE. ruso, Serguei Lavrov, este jueves en Oslo, donde se celebró una reunión informal de los jefes de diplomacia de los países de la OTAN. Lavrov confirmó las declaraciones del presidente ruso reiterando que los planes de EE.UU. cambian la proporción estratégica de fuerzas en Europa y que "según la experiencia histórica el establecimiento de un sistema de defensa pide la instalación de un sistema de ataque".

La decisión de Vladimir Putin de suspender el cumplimiento del Tratado de Fuerzas Convencionales, firmado en 1990 en París por la OTAN y el entonces Pacto de Varsovia, preocupa a los altos representantes de la Alianza que califican dicho documento como uno de los pilares de la seguridad en Europa. El secretario general de la OTAN, Jaap de Hoop Scheffer, explicó que los países que no han ratificado todavía el Tratado esperan la retirada de unidades rusas de Georgia y Moldavia.

La postura de la OTAN con respecto a las bases estadounidenses en Europa Central se acerca cada vez más hacia las intenciones del Gobierno checo y polaco. El jefe de la diplomacia checa, Karel Schwarzenberg, indicó en Oslo que otros miembros de la OTAN no tienen reparos fundamentales contra las negociaciones entre Washington y Praga sobre la instalación de un radar en territorio checo. Algunos subrayaron la necesidad de continuar las negociaciones con Rusia. En cuanto a las recientes palabras del mandatario ruso, Schwarzenberg sostuvo que apoya la construcción de la confianza con Rusia pero "ciertas declaraciones también la destruyen".

Este viernes el presidente checo, Václav Klaus, puso al tanto a su homólogo ruso con la postura de Praga con respecto a la instalación del escudo antimisil.