Sin las supernovas no existiría la vida en la Tierra

r_2100x1400_radio_praha.png

Las supernovas siguen intrigando a los científicos.Fueron también uno de los temas discutidos por el congreso de la Unión Internacional de Astronomía que se celebró en el pasado mes de agosto en Praga.Sus participantes recordaron, entre otras, la famosa supernova que apareció en el cielo el 1 de mayo de 1006.

Las supernovas son estrellas que queman el hidrógeno y lo transforman, durante la fusión nuclear, en elementos cada vez más pesados hasta surgir el hierro. Éste es el producto final de la fusión termonuclear.

Después la estrella se desmorona y la energía que se produce en este proceso provoca una potente explosión que arroja al espacio cósmico la mayoría de la materia de la estrella e irradia una intensa radiación cósmica. En los últimos mil años los humanos tuvieron la oportunidad de contemplar una supernova solamente cinco veces.

La supernova más luminosa de la historia apareció en el cielo el 1 de mayo de 1006. Desde su aparición fue posible observarla en el firmamento hasta el año 1009, lo que es excepcional en las supernovas, afirman los especialistas.

El nuevo objeto celestial suscitó un considerable revuelo, sobre todo en China y en Corea donde existían las mejores condiciones para su observación. Por ejemplo, la dinastía imperial china que gobernaba en el siglo XI, consideraba la supernova como un signo divino propicio. Sobre la supernova de 1006 se conservaron unos treinta registros en el mundo entero.

Los registros del cronista checo, el canónigo de Vysehrad, que datan del siglo XII, se refieren también a la supernova del año 1006. Según dichos anales algunas personas pensaban que la supernova era en realidad Marte. Después de hacer el cálculo de la trayectoria de Marte comprendieron que no era posible.

La supernova del año 1006 es importante también por motivos científicos. Sus restos son inspiradores para la ciencia ya que su origen fue a raíz de una explosión termonuclear.

En el interior de los restos de la supernova descubiertos por los astrónomos hace unos 40 años, sigue manteniéndose una enorme cantidad de energía.

Los especialistas consideran que las supernovas son interesantes precisamente por encerrar una enorme cantidad de energía que crea galaxias y estrellas. Según una de las hipótesis científicas, el Sol surgió a raíz de la explosión de una supernova. El astrónomo Bruno Leibengut del Observatorio austral europeo opina incluso que sin las supernovas no existiría la vida en la Tierra.