Se dispara a la cabeza el hombre que mató a seis personas en el hospital de Ostrava

Photo: ČTK/Jaroslav Ožana

Al menos seis personas han muerto y tres resultaron heridas de gravedad durante un tiroteo en el principal hospital de la ciudad de Ostrava, en el noreste del país, este martes por la mañana. Horas después el asesino se suicidó en el automóvil en el que había huido del lugar de los hechos.

Foto: Policie ČR

Foto: ČTK/Ožana Jaroslav
La ciudad de Ostrava, con cerca de unos 300.000 habitantes, está viviendo momentos dramáticos antes de las fiestas de Navidad. Poco después de las siete de la mañana un hombre abrió fuego contra las personas que se encontraban en una zona de espera del mayor hospital del lugar.

Tras horas de gran tensión la policía checa dio con el asesino quien optó por quitarse la vida en el interior del vehículo en el que había escapado. El hombre de 42 años se disparó en la cabeza y por el momento se desconocen las causas del terrible ataque.

En declaraciones a la Radio Checa, el ministro de Salud, Adam Vojtěch, informó sobre el número de víctimas mortales.

“El número de muertos ha ascendido a seis, cuatro fallecieron en el lugar de los hechos y dos después de ser operados. Otras personas sufrieron heridas”.

Adam Vojtěch, archivo del Ministerio de Salud
El presidente de la República Checa, Miloš Zeman, fue el primero de los representantes oficiales en expresar sus condolencias a los familiares de las víctimas. El primer ministro Andrej Babiš canceló su programa oficial que incluía una visita a Estonia y se trasladó a Ostrava, al igual que el ministro de Salud Adam Vojtěch.

Partiendo de los acontecimientos en la ciudad de Ostrava, fuentes de la policía de Praga informaron que se tomarán medidas para aumentar la seguridad en los hospitales capitalinos.

La tragedia de Ostrava es la segunda en la historia reciente de la República checa. En 2015 un perturbado mató a ocho personas en un restaurante de la ciudad de Uherský Brod, en Moravia del Este.

El tirador, un hombre de la localidad de 63 años, se suicidó tras haber acabado con la vida de sus víctimas y viéndose acorralado por las fuerzas especiales checas.

El asesino habría llamado a un canal de televisión minutos antes de cometer su crimen para advertir que iba a hacer algo porque se sentía acosado y la Policía no le hacía caso, además de pedir que mandasen un equipo de periodistas para cubrirlo.

palabra clave:
audio