Escasea el personal sanitario en los hospitales de Chequia

/ctk2010/odbery1.jpg

Una gran falta de médicos y personal sanitario se registra en la República Checa. Alrededor de 980 médicos y más de 1860 enfermeras están infectados por coronavirus.

Foto : ČTK / Ondřej Deml

La nueva ola de la pandemia de coronavirus afecta gravemente a todos los sectores de la sociedad. No obstante, uno de los peores problemas que enfrentan la República Checa y otros países es la gran falta de especialistas y personal en los hospitales, por padecer muchos la enfermedad del COVID-19 o encontrarse en cuarentena.

Unos 980 médicos, más de 1860 enfermeras y alrededor de 1600 empleados de hospitales en Chequia son positivos actualmente, de acuerdo con informaciones del Colegio de Médicos, que apunta que en comparación con la situación de principios de octubre, el incremento es mucho mayor.

Petr Smejkal, foto: Michaela Danelová, ČRo

Según dijo a la Radio Checa el epidemiólogo Petr Smejkal, del Instituto de Medicina Clínica y Experimental de Praga, el creciente número de trabajadores sanitarios enfermos es alarmante. Representan un importante  porcentaje dentro del número global de personas con test positivos de coronavirus.

”Esa cifra es bastante alta, responde a más del 20%. La mayoría de los ciudadanos que pueden estar infectados no tienen síntomas del COVID-19, pero podrían infectar a otras personas sin saberlo. Además, esos infectados podrían terminar un día en cuidados intensivos y necesitar de la ayuda de los médicos y enfermeras. A fin de proteger a los profesionales de la salud, pido a todos los ciudadanos con algún síntoma aunque mínimo de COVID-19, que se someta a una prueba para no amenazar a los demás”.

Foto: ČTK/Šálek Václav

El número de infectados en Chequia sigue creciendo vertiginosamente, al tiempo que se reduce de forma marcada el número del personal sanitario que puede cuidar de ellos. En total más de 7200 trabajadores de la salud se infectaron por COVID-19 desde comienzos de la pandemia. Además, en el país comienzan a faltar camas en los hospitales. El número de enfermos de COVID-19 aumenta sin parar. El domingo, por ejemplo, 2146 pacientes estaban hospitalizados, 426 en estado grave. Haciendo una comparación, durante la primera ola el mayor número de pacientes hospitalizados con COVID-19 entonces fue registrado el 8 de abril, siendo 422 los pacientes y 94 los que se encontraban en estado grave.

De cara a esta situación, el Comité Central de Crisis decidió este lunes ofrecer a los hospitales otras 2500 camas de las que dispone la Administración de las Reservas Inmuebles del Estado. Por otro lado, las medidas gubernamentales contra el coronavirus a ser aplicadas a partir de este miércoles, entre ellas el cierre total de las escuelas hasta el 2 de noviembre, se reflejarán en una nueva reducción del personal sanitario. Así lo dijo a la Televisión Checa Martin Balík, médico jefe de la Clínica de Anestesia del Hospital General de Praga.

Martin Balík, foto: ČT

”En el hospital tenemos a pacientes en estado crítico que requieren cuidados especiales que pueden brindarles únicamente profesionales cualificados. Si una tercera parte del personal se quedara ahora en casa para cuidar de sus hijos por estar cerradas las escuelas, no sería posible reemplazarlos por otras personas no cualificadas. Creo que el Gobierno se la está jugando y quiere tener aquí algo semejante a lo de Italia. O sea, que personas no cualificadas reemplacen a los especialistas que deberán quedarse en casa para cuidar de sus hijos de 6 o 7 aňos”.

Actualmente están ayudando en los hospitales grupos de voluntarios, sobre todo, del cuerpo policial y de bomberos, así como estudiantes. El Gobierno prevé una ayuda de los estudiantes de medicina de cuarto y quinto curso. Los del sexto aňo de medicina fueron excluidos de este proyecto para que tengan tiempo de prepararse de cara a los exámenes de graduación.

Roman Prymula, foto: ČTK/Michal Kamaryt

El ministro de Salud, Roman Prymula, pidió ayuda también a los ciudadanos con diploma de enfermería pero que actualmente no trabajan en el sector, quienes podrían ayudar por ejemplo en el cuidado de los clientes en los centros para personas mayores.

Según los especialistas, de seguir el ritmo actual de la propagación de la enfermedad COVID-19, el sistema sanitario checo podría colapsar en un par de semanas.

Desde el comienzo de la epidemia del coronavirus, en Chequia se recuperaron de la enfermedad ya más de 56 440 pacientes, mientras que otros 1051 fallecieron.