Rusia protesta contra el deterioro de cementerios militares

Cementerio de Olsanské Hrbitovy en Praga (Foto: Kristýna Maková)

La desaparición de símbolos de bronce que decoraban las losas sepulcrales de soldados soviéticos en un cementerio de Praga, provocó una reacción de protesta por parte de los diplomáticos rusos. Ha sido ya el tercer caso de vandalismo de ese tipo ocurrido este año en el país.

Cuarenta y ocho relieves de bronce desaparecieron el pasado martes de las losas sepulcrales de los soldados soviéticos en el cementerio Olsanské Hrbitovy en Praga. Rusia respondió con una nota dirigida al Ministerio de Relaciones Exteriores checo.

El portavoz de la Embajada de la Federación Rusa en Praga, Alexander Pismenny, explica en breve el contenido de la nota.

"Pedimos que las personas responsables del incidente sean castigadas, que las losas sepulcrales sean restituidas y que aumente la vigilancia del cementerio".

Los diplomáticos moscovitas mencionan en la nota también otros dos casos de vandalismo de ese tipo, ocurridos este año. Uno fue el robo de 12 relieves de bronce en forma de ametralladoras cruzadas del mismo cementerio de Olsanské Hrbitovy. Otro, la desaparición del símbolo de Rusia, la hoz y el martillo, del monumento del Ejército Rojo en Brno.

Miroslav Kostelka
Según palabras del embajador checo en Rusia, Miroslav Kostelka, los diplomáticos rusos consideran que los ataques a las tumbas de sus soldados son intencionales y piden su pronta investigación.

La portavoz del ministerio de Relaciones Exteriores, Zuzana Opletalová, explica como se resolverá el problema.

"Por supuesto, entregamos inmediatamente la nota a la policía. Ésta va a instruir el caso como un hecho criminal de vandalismo. Según nuestro punto de vista, es condenable que alguien destruya de esta forma las tumbas o losas sepulcrales".

Sin embargo, el vandalismo en el cementerio de Olsanské Hrbitovy probablemente no tiene ninguna connotación política, según opina el vicepresidente de la Policía municipal, Ludvík Klema. "Los ladrones roban pesados relieves de bronce para venderlos luego en algún centro de reciclaje de metales", añade Klema.

Foto: Kristýna Maková